/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Actualidad > Qué hacer durante 36 horas en Lima, según el New York Times

Qué hacer durante 36 horas en Lima, según el New York Times

En una visita fugaz a nuestra capital como parte del segmento 36 horas en…, el New York Times señaló que Lima tiene la fórmula ganadora: una herencia pre-colombina, escenarios emergentes en la moda y arte, y una resaltante gastronomía.

«La capital peruana puede no tener una arquitectura de clase mundial, pero el antiguo apodo de ‘Lima, la horrible’ ya quedó atrás. De inmediato, el visitante se da cuenta de las calles limpias, los parques cuidados y las amplias vistas al mar», señaló Paola Singer, corresponsal del popular diario.

Según esta apreciación, Lima se ha convertido en un novedoso foco turístico que no hay que dejar pasar, al menos por un fin de semana. De esta manera, 36 horas son suficientes para conocer sus bondades si es que se organiza bien el tiempo. El artículo también presenta una tentadora agenda de viaje que reproducimos a continuación por si se te antoja hacer de turista en tu propia ciudad..

Viernes
1. Recién salido del mar | 3 p.m.
De las 16,000 cevicherias de Lima, Hijo de Olaya es una de las más pequeñas y sabrosas. Desde su inauguración, este huarique ganó popularidad gracias a una sencilla fórmula: servicio rápido, un menú pequeño y mariscos frescos, comprados diariamente en el concurrido mercado de Villa María del Triunfo. Prueba el clásico ceviche Olaya [24 soles, o US$ 7.95 dólares, a 3 soles el dólar], preparado con pescado fresquito, limones ultra ácidos de la provincia norteña de Piura, rocoto, cebollas rojas, choclo y algas. Viene con un chilcano de pescado.

2. Artesanía y paseos | 4 p.m.
Explora las calles de Barranco, un barrio artístico que fue otrora balneario de la clase alta de Lima. Algunos de las residencias de estilo republicano aún siguen en pie; una de ellos alberga una tienda de regalos llamada Las Pallas, propiedad de un galés que se ha convertido en un experto en arte popular peruano. En su tienda puede encontrar adornos de arcilla de la Amazonía y la sierra sur, además de coloridos retablos hechos a mano. Luego, date una vuelta por el bulevar Sáenz Peña, que lleva hacia un acantilado con vistas al océano Pacífico.

3. Aperitivo frente al mar | 7 p.m.
Aunque la ciudad tiene 80 millas de costa y un asombroso número de restaurantes y bares, es difícil encontrar un lugar para sentarse a tomar una copa cerca del océano. Cala es una excepción. Este lugar elegante y contemporáneo se encuentra en una playa de piedritas concurrida por surfistas y tiene una terraza al aire libre que atrae a una atractiva multitud en las tardes. Disfruta de la vista mientras tomas un pisco sour [22 soles], el peligrosamente delicioso cóctel del Perú. Si desea acercarse aún más al mar, puede dirigirse al bar en La Rosa Naútica, un ornamentado restaurante de la vieja escuela al final de un largo muelle.

4. Delicias nativas | 9 p.m.
Una comprensión única de la biodiversidad del Perú –demostrada en dos menús divididos por las alturas y las profundidades del mar donde se encuentran los ingredientes– ha generado muchos elogios para Virgilio Martínez. Su restaurante, Central, subió este año al puesto número 4 en la lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo, patrocinada por San Pellegrino.

Sábado
5. Acantilado costero | 10 a.m.
Una de las zonas más atractivas de Lima es Miraflores, con tres millas de los parques bien cuidados al borde de un acantilado costero. El paseo conocido como El Malecón es el lugar perfecto para salir a trotar o volar. Si quieres una vista de pájaro de la ciudad, anda a una de las escuelas de parapente al norte de Parque del Amor, y reserva un vuelo de 10 minutos con un instructor [200 soles]. O siéntate a disfrutar la vista con un capuchino [8 soles] de Arábica Espresso Bar, dentro del centro comercial Larcomar en el extremo sur del malecón. Es uno de los pocos centros comerciales en el mundo con una privilegiada vista al mar.

6. Un buen sánguche | 12 p.m.
Vietnam tiene el bahn mi, Italia tiene el panini y Perú tiene el sánguche. Por lo general se sirve en un pan lleno de carnes a la parrilla o guisadas con ingredientes y salsas variadas, el sánguche compite con el ceviche en términos de popularidad. La Lucha es un restaurante en Miraflores que vende sánguches por montones. Los dueños utilizan madera de algarrobo para cocinar las carnes a la parrilla y papa Huayro para hacer las papas fritas de corte grueso. Una selección de salsas incluye sabores como aceituna y rocoto.

7. Galerías | 2 p.m.
Barranco cuenta con más de una docena de galerías y museos. Comience el tour en el M.A.T.E. (15 soles), dedicado a la obra del reconocido fotógrafo nacido en Lima, Mario Testino. Luego vaya a Cecilia González Arte Contemporáneo, una pequeña galería que representa a artistas emergentes locales como Marilú Palacios, quien escenifica fotografías con piezas de ropa, calaveras o trozos de porcelana garabateadas con mensajes poéticos. A pocos pasos de distancia, la Galería Lucía de la Puente ha realizado exposiciones de Pier Stockholm, un limeño que vive en París y que ha mostrado sus pinturas y dibujos en diversas ferias internacionales de arte.

8. Moda andina | 5 p.m.
Hasta hace poco, la escena de la moda de Lima era casi inexistente. Pero ahora diseñadores como Alessandra Petersen están utilizando técnicas textiles tradicionales y patrones de colores para hacer colecciones imaginativas. Su boutique dentro de una casa de adobe de principios de 1900, cuenta con chaquetas de lana gruesa y collares tejidos, a menudo adornado con plumas. Otra diseñadora, Susan Wagner, trabaja con las comunidades regionales –tejedoras de la ciudad central de Huánuco, por ejemplo, o de Huaycán cerca de Lima– para hacer bolsos, vestidos y ponchos. Su tienda en Miraflores está cruzando la calle de la Huaca Pucllana, un sitio ceremonial piramidal muy bien conservado.

9. Comiendo con la gente de moda | 9 p.m.
Rafael Osterling es una estrella culinaria en el Perú y Colombia, donde es propietario de dos restaurantes. Su éxito comenzó con Rafael, un elegante restaurante en Miraflores que atrae a celebridades como el escritor Mario Vargas Llosa y el músico David Guetta. Rafael sirve una combinación creativa de platos internacionales y peruanas.

10. Música en vivo | 11 p.m.
Músicos independientes locales convergen en La Noche de Barranco, un bar y un espacio cultural con espectáculos en vivo. Los estilos de música van desde el punk-rock de La Sarita hasta las melodías conmovedoras de la cantante y compositora Cristina Valentina. A pocas cuadras de distancia, el acogedor El Dragón cuenta con reggae, funk, jazz latino y música electrónica, y también acoge exposiciones de prometedores artistas.

Domingo
11. Colecciones privadas | 9 a.m.
Después de una parada en la Plaza Mayor, la plaza central de Lima, y su imponente catedral colonial, visite la Casa de Aliaga, una casa convertida en museo [entrada, 30 soles; reserva con 24 horas de antelación]. Construida hace cinco siglos por el capitán Jerónimo de Aliaga en un terreno donado por el conquistador Francisco Pizarro, la propiedad ha sido habitada por la misma familia durante 17 generaciones y ha sido conservada cuidadosamente. Ver el arte de siglos de antigüedad, azulejos mudéjares del siglo 16, puertas de madera tallada y una capilla privada autorizada por el Vaticano. Después de observar este manual sobre arte peruano colonial, conduce unos 30 minutos hacia el sur para ver un tesoro de joyas precolombinas, talismanes y armas en el Museo Oro del Perú [entrada, 30 soles].

12. Almuerzo con vanguardistas| Mediodía
Gastón Acurio y su esposa Astrid fueron los pioneros de la candente escena culinaria de Lima. El año pasado, trasladaron su restaurante, Astrid & Gastón, a una hacienda del siglo 18 en el elegante distrito de San Isidro. El edificio también alberga un gastrobar casual, La Barra, donde la cocina ofrece platos como hamburguesas de quinua con crema de rocoto [39 soles] y bomba de chocolate [54 soles], una bola que se abre para revelar una variada combinación de ingredientes como mascarpone y praliné.

13. Pisco | 2 p.m.
No salgas de Lima sin ahondar en la historia y matices del pisco, un destilado de uva que incita declaraciones como «si no es peruano, no es el pisco». La agencia de viajes Jacada organiza catas dirigidas por un sommelier. Su viaje de medio día [US$ 350 por persona] se inicia en el barrio obrero de Pueblo Libre, en la Antigua Taberna Queirolo, que sirve platos clásicos como el cau cau, y cócteles hechos con piscos de la bodega de los propietarios, Bodega Santiago Queirolo. Luego dirígete a la barra en el elegante Hotel Country Club, para disfrutar y hablar sobre los más de 30 piscos en el menú, que pueden ser secos o aromáticos.


 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Tiempo de boda

PUBLIRREPORTAJE La tienda de vestidos de novia ‘Meant to Be, Bridal Boutique’ posee el mejor ...