/jquery.cycle.all.js
Inicio > Actualidad > El arte de la buena onda

El arte de la buena onda

Impulsor del cómic y la historieta en el Perú, diseñador y artista del mural, el dibujo y la serigrafía. Músico de verdad y creador de una serie de bandas inexistentes, Amadeo Gonzales es ya una celebridad en festivales sudamericanos, y empieza el año 2017 con una gira europea.

Por: Tilsa Otta

1 WEB

El pasado 14 de febrero, el día más romántico o cursi del año –dependiendo de con qué pie se levante uno de la cama-, temprano por la mañana, Amadeo Gonzales ya estaba posteando algo en Facebook: la foto de una fruta que parecía estar esperando ser exprimida, ¿su desayuno quizás? El texto lo explicaba: “Comienzo el día con mi media naranja”. Ya se ha hecho costumbre que el dibujante, ilustrador y músico alegre la vida de sus seguidores con breves posts que son muestra de ingenio, humor y una envidiable capacidad para reirse de él mismo.

Pero la carrera artística de Amadeo va en serio. En 2017 hará su primer tour europeo, que pasará por el Festival Fumetto en Suiza, Ratatá en Italia, ComicInvasion en Berlín e incluirá un evento que aún está definiéndose en Barcelona. Después de años de trabajo constante la vida le sonríe a Amadeo, porque él la hace sonreír. Rodeados por personajes coloridos, nacidos de su propio trazo, conversamos en su taller, sintiéndonos parte de ese universo risueño.

2 WEB

Apague y prenda

Conocí el trabajo de Amadeo hace mil años -17 exactamente-, cuando el primer número de Carboncito cayó en mis manos. Esta publicación, editada de forma independiente por Amadeo y su hermano Renso, su eterno cómplice, también dibujante, cumple 20 ediciones difundiendo obras de dibujantes de cómics del Perú y del mundo. Cuando tenía 18 años su padre falleció; tuvo que poner a un lado su deseo de estudiar arte y empezar a trabajar en atención al cliente en una empresa de telefonía, en la época del boom de los celulares y el Internet, lo cual es anecdótico pues dice que no entendía nada de eso. “La gente llamaba y preguntaba por sus equipos y yo ni celular tenía en ese tiempo, solo les decía Apague y prenda”, cuenta Amadeo, casi como quien narra la idea para una viñeta. “Y sí me sirvió: aprendí de marketing, ventas, a conversar con diferentes tipos de público”, recuerda, pensando seguramente en las facetas de gestión cultural, edición y creación de una red de artistas en Latinoamérica que ha sido crucial en su trayectoria.

Sus maestros fueron sus amigos ilustradores, aprendió Photoshop en la escuela de la vida. En cuanto a artistas gráficos, admira el trabajo del canadiense Gary Taxali, el argentino Alderete y el mexicano Magallanes.

Actualmente, la serigrafía es la técnica que más explora. “Me han invitado a conferencias de diseño para dar charlas y yo no soy diseñador. Hago afiches, algunas portadas, diagramo mis fanzines, y eso lo he aprendido con la práctica”, explica con sinceridad.

Sus personajes suelen expresar una alegría surreal, un optimismo a prueba de balas que genera un efecto especial en una realidad más bien generosa en malas noticias. “Es como una burla, como burlarse de uno mismo. Esto me quedó grabado: El que se ríe de sí mismo se reirá por siempre, y bueno, siempre ando riéndome de mí mismo y de los personajes que hago”, confiesa. “Siempre juego con animales. Últimamente estoy haciendo historietas con un perro que es mi mascota imaginaria y también mi mejor amigo. Es imaginario pero me lleva a la realidad”.

Amadeo ha logrado vivir del arte en el Perú (aplausos) gracias a sus múltiples proyectos: hace poco hizo un mural en la fachada de la Embajada de Francia, tuvo un stand en el LAD Fest y publicó el dossier ilustrado Bandas Inexistentes Records. Este año, además del tour ya anunciado, se viene un nuevo libro de autor, más fanzines, más talleres de ilustración y un nuevo disco. De su trayectoria como solista (Charly García es uno de sus referentes musicales), destaca su canción “El marciano”, un pequeño clásico de la última década. Ahora ensaya con una banda, un proyecto más rockero, a lo Sonic Youth, llamada Los Intentos.

La sencillez y buena onda de Amadeo generan una sensación de familiaridad que sus fans no desaprovechan. A pedido, evoca divertido algunos encuentros: un chico se le acercó nervioso mientras comía pizza en la avenida Corrientes, Argentina, para decirle que su novia lo admiraba y quería saludarlo. Sorprendido, Amadeo dio el permiso a la tímida chica, que solo entonces se acercó y recibió un fanzine de regalo. “Ayer estuve en un concierto y había unos chicos que se me acercaron para tomarse fotos conmigo, me hicieron grabar un mensaje de voz para su hermano que es fan de mi trabajo”, cuenta Amadeo. “Esas cosas recién se están dando y yo estoy muy agradecido. Ese tipo de respuestas son las que me gustan, las que se quedan guardadas; las cosas materiales se acaban y desaparecen”.

Lo cierto es que la carrera de Amadeo va en ascenso. Está viendo la posibilidad de hacer una presentación a lo grande por el número 20 de Carboncito y lo merece, pocos proyectos duran tanto tiempo sin más impulso que el amor por compartir lo que se hace.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

MÚSICA COVER

Escena electrónica

Breve radiografía de la movida local tras la súbita desaparición de 4Beats Perú. Por: Teo ...