/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Actualidad > [AS 190]Plan selva

[AS 190]Plan selva

Una escuela de madera y metal puede cambiar la educación en la selva.

1

Una iniciativa del Ministerio de Educación busca transformar la educación en la Amazonía peruana a través de la construcción de miles de escuelas armables y adecuadas para las condiciones climáticas y geográficas de la selva.

Por Diana Hidalgo/Infografías de Barclay & Crousse

2

 

Como si se tratara de piezas gigantes de Lego, toneladas de estructuras de madera y metal viajan cientos de kilómetros desde Lima y son conducidas en embarcaciones a través del río Amazonas y sus afluentes. Cuando desciendan en alguna aldea vecina y se ensamblen darán forma a una nueva escuela para la selva. Desde hace un año, esta operación se repite decenas de veces, como parte del Plan Selva, ideado por el Ministerio de Educación. Jaime Saavedra, el ministro a cargo, convocó a doce jóvenes arquitectos para que diseñaran una estructura idónea para resolver la situación de emergencia de las escuelas públicas de cinco regiones de la Amazonía peruana: Loreto, Ucayali, Madre de Dios, San Martín y el Vraem. Muchos son lugares a los que casi nadie se anima a llegar: poblados inundados por las lluvias, la violencia, la falta de recursos y los desastres ambientales. En marzo, se terminaron de armar los primeros diez centros educativos: módulos de techos altos, ventilación cruzada y plataformas elevadas. Una sola escuela puede estar formada por quince de módulos.

Este proyecto no solo contempla la construcción de miles de escuelas a partir de un sistema rápido de ensamblaje con piezas desmontables de madera y metal y paneles termoacústicos, sino también involucra una revolución educativa que incluye capacitación y vivienda para los profesores, enseñanza de la cultura ancestral de cada comunidad y educación trilingüe. «La Amazonía no es solo un frente a nivel local, sino un frente a nivel mundial y global. Es el pulmón de la Tierra, una reserva de biodersidad del planeta y una reserva cultural enorme. Estas escuelas van a ser multiculturales y muchas trilingües: se enseñarán la lengua nativa, el castellano luego y el inglés. Para nosotros, el Plan Selva es la oportunidad en la que por primera vez el Estado pone un espacio digno para que la cultura occidental y ancestral se encuentren en una relación lo más armónica posible», cuenta el arquitecto Jean-Pierre Crousse. Él, junto a su esposa y socia Sandra Barclay, son los encargados de la curaduría de la presentación del proyecto en la próxima Bienal de Arquitectura en Venecia. Para Barclay, es la arquitectura la que está haciendo posible este encuentro.

Ambos, convencidos del poder transformador de su profesión, piensan ahora en el largo viaje que emprenderán unas carpetas de madera desde una aldea del distrito de Andoas, en una de las cuencas del Marañón, hasta Venecia. Deberán llegar por río hasta Iquitos para luego volar hasta el Jorge Chávez en Lima y finalmente, casi 11 mil kilómetros después, aterrizar en la ciudad italiana. «Queremos llevar estas carpetas a Venecia para dar testimonio de lo difícil que son las condiciones actuales en los colegios de la Amazonía. Los niños estudian en un aula con treinta centímetros de agua, que les llega hasta las pantorrillas, y la profesora parada en una silla para no mojarse», dice Jean-Pierre. «Para entender el gran sentido de este proyecto, hay que conocer la situación actual de estos centros educativos», añade Sandra. Según el Ministerio de Educación, en la Amazonía peruana alrededor de 900 mil niños y adolescentes asisten a escuelas inundadas por las lluvias, con el mobiliario enmohecido, y los techos y paredes al borde del colapso. En esta zona, existen 15 mil locales escolares, de los cuales el 68 % está en situación de emergencia y necesita una restitución total. Este panorama desalentador ha sido el mismo durante décadas sin que nadie se decidiera por fin a hacer algo. Hasta ahora.

«¿Cómo mostramos todo esto al mundo?», se preguntaron los dos arquitectos, alrededor de la mesa de trabajo de su estudio en Chorrillos. En varios meses han construido una propuesta que incluye un paseo vivencial y sensorial dentro de la Amazonía del Perú: imágenes, sonidos, texturas, olores. Al entrar al pabellón peruano de la Bienal, el visitante atravesará un camino accidentado donde se presentarán los Amazogramas de Roberto Huarcaya, secuencias fílmicas de Aguirre, la ira de Dios, y Fitzcarraldo de Werner Herzog, acompañadas de fotografías de Musuk Nolte, los planos de construcción de las escuelas, las carpetas traídas de la selva y sonidos de cantos amazónicos. Barclay y Crousse saben que el promedio de tiempo de un visitante en el pabellón de cada país es de solo un minuto y medio. Por ello, han planeado contar esta historia involucrando todos los sentidos a través de la inmersión.

Arquitectos del Plan Selva:

Elizabeth Añaños, Claudia Flores, Sebastián Cillóniz, José Luis Villanueva, Miguel Chávez, Gino Fernández, Álvaro Echevarría, Alfonso Orbegoso, Luis Miguel Hadzich y Carlos Tamayo.

Muchos de ellos fueron alumnos de Sandra y Jean Pierre en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la PUCP.

4

 

 

Batalla arquitectónica

3

 

 

Sandra Barclay y Jean Piere Crousse

«Hay varias batallas que deben ser ganadas y varias fronteras que necesitan ser ampliadas con el fin de mejorar la calidad del entorno construido y, en consecuencia, la calidad de vida de las personas», declaró en agosto del año pasado el arquitecto chileno Alejandro Aravena —director elegido para la Bienal 2016— sobre el tema de esta edición del evento arquitectónico más importante del mundo, cuyo título es Reportando desde el frente. Con esas palabras lanzó el llamado a los arquitectos curadores de los más de sesenta países que se darán cita el próximo mayo llevando sus buenas noticias. Tras ello, el arquitecto José Orrego, comisario de la participación peruana en la Bienal de Venecia, lanzó la convocatoria abierta a arquitectos colegiados, estudios de arquitectura y estudiantes de todo el país, para encontrar la mejor noticia arquitectónica que sea un ejemplo y llevarla hasta tierras europeas. De los sesenta proyectos presentados, el Plan Selva fue elegido por unanimidad. «Ganó por el interés de los curadores en el trabajo que están haciendo otros arquitectos. Enfocaron de una forma adecuada esta acción heroica de hacer escuelas en la selva, de transformar una realidad tan agreste como la que está allí, de enfrentar uno de los problemas más difíciles que tiene el Perú que es la educación», dice Orrego, semanas antes de que empiece el montaje del pabellón de Barclay y Crousse en Venecia, que se inaugurará el 28 de mayo. Ellos trabajan conjuntamente con el grupo de arquitectos responsables del proyecto para llevarlo hasta Europa.

Elizabeth Añaños, la jefa de Infraestructura del proyecto convocado por el Ministerio de Educación, se ha encargado, junto con su grupo de trabajo, no solo del diseño de las escuelas, sino también de la gestión, licitaciones, seguimiento, talleres y charlas con las comunidades de las zonas donde se está ejecutando el Plan Selva para explicarles de qué se trata. Ya se ha iniciado la licitación para los próximos setenta centros educativo, y todos los involucrados esperan la continuidad y expansión de este plan. Si todo resulta como lo esperan, estudiantes de centros educativos en emergencia en la selva de Cusco, Junín, Ayacucho, Huánuco, Huancavelica y Puno también podrán ser partícipes de esta revolución transformadora de la educación a través de la arquitectura.

 

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Tiempo de boda

PUBLIRREPORTAJE La tienda de vestidos de novia ‘Meant to Be, Bridal Boutique’ posee el mejor ...