/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Actualidad > Deportes > Enfrentarse al mar una y otra vez

Enfrentarse al mar una y otra vez

El joven surfista Adrián García tuvo un buen año 2017 al salir campeón del Latinoamericano ALAS Latin Tour, en Punta Rocas, parte de la Triple Corona Oakley. Empezó el año en un certamen en Hawái. Va por más.

Una mancha de tablistas peruanos arribó a Hawái a mediados de enero del año pasado para entrenar y, de paso, hacerse de la primera fecha del Tour Mundial WQS. Y no contentos con eso querían correr Pipeline, una de las olas más desafiantes del mundo. Los avezados: Juninho Urcía, Sebastián Correa, Miguel Tudela, Cristóbal de Col, Álvaro Malpartida y, el protagonista de esta nota, Adrián García. «Mi surf es fuerte y fluido. Me siento cómodo en las olas poderosas», dice. Adrián ama el mar. De niño juagaba fútbol en el Club Villa y, a la vez, practicaba sobre la tabla. A los siete años tuvo una revelación. Se fue a correr con su padre La Pampilla, en la Costa Verde. «El mar estaba riquísimo, abrí los ojos y dije: esto es lo mío». Con la decisión, a los nueve años empezó a competir.

El año pasado, caminó sobre las olas de Sunset Beach, en Oahu, Hawái. Su puntaje hizo que acabe el año en el puesto 220. «En ese tour me quedé en cuartos de final. Sucede que la Asociación de Surf tiene un sistema de prioridades o turnos para ordenar los line up. Teniendo en cuenta eso, me tocó una ola que no estuvo buena; luego vino un set de olas importantes. Todo radica en la suerte y el conocimiento de la playa», anota Adrián. Sus hazañas de 2017 se remontan a marzo, cuando se coronó campeón de la Triple Corona Oakley. Esta competencia reunió tres fechas del campeonato Latinoamericano ALAS, que se desarrolló en Arica, Punta Rocas y Punta Roquitas. A la contienda, llegaron surfistas de Brasil, Uruguay, Chile y otros lugares del mundo. «En Arica, quedé tercero. Me quedé muy picón. Me caí de la ola. Y aunque me pusieron un puntaje de 7/10, no pude obtener lo necesario para quedar primero», recuerda. En la siguiente fecha, en Punta Rocas, fue el rey. Derrotó al argentino Marcelo Rodríguez. «Esa fecha tenía un presentimiento. Estaba tranquilo y bien conectado con la playa», asegura. En Punta Roquitas quedó segundo. Y en la general, se coronó campeón.

Este año lo espera el campeonato WQS, en San Bartolo, un circuito en Huanchaco y una competición en Martinica. Su vida es una ola. Y crece y crece.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

La mujer de las aguas

La windsurfer Nicole Defago ocupó el primer lugar del Campeonato Nacional de Slalom en 2016 ...