/jquery.cycle.all.js
Inicio > Actualidad > El mundo ilustrado

El mundo ilustrado

El cómic y la ilustración cobran cada vez más importancia en el medio artístico y editorial, trazando puentes con todas las disciplinas, como la literatura y la pedagogía. El caso peruano no es la excepción.

Por: Teo Pinzás

Estamos en un tiempo en el que se comparten miles de millones de imágenes al día. Permanentemente expuestos a un bombardeo visual, los jóvenes parecen estar más preparados para analizar e interpretar más imágenes que textos. Antes que un escenario desalentador para la lectura, nuestra época representa una oportunidad para que otros formatos expresivos como el cómic, la novela gráfica o los libros ilustrados cobren importancia y ganen público. A continuación, cuatro viñetas para graficar el estado del cómic y la ilustración peruana.

Print

Viñeta #1: el hombre que no dejaba de dibujar

Artista autodidacta, Jesús Cossío prefiere hablar de dibujo antes que de cómic. A los 42 años, es un autor cosmopolita que se alimenta de grandes maestros como Joe Sacco, Chester Brown, Phoebe Gloeckner, David B., John Kricfalusi y Joe Matt. Ha sido invitado a festivales y eventos sobre historieta en Argentina, Chile, Bolivia, Brasil y Colombia, y es considerado uno de los íconos de la historieta nacional. Fue Las increíbles aventuras del hombre que no se hacía dramas (2016) el libro que lo hizo popular para las nuevas generaciones. Esta tira cómica, dominada por un humor ácido y desencantado, nace a raíz “de un agotamiento de la cultura del amor romántico, o mejor dicho, de la idea de que para amar de verdad es necesario sufrir”, precisa el autor. Otro libro suyo es Mala onda, donde se burla de los hábitos de la web con humor corrosivo a pesar de que, como Las increíbles aventuras, nació de una serie de posts en Facebook. Sin embargo, el grueso de su obra se desarrolla en la línea del cómic documental, con títulos como Rupay, Barbarie o Los años del terror, en los que trabaja la violencia política, el testimonio y la memoria realizando “un pequeño esfuerzo para no caer en la impunidad histórica”. Humor fino y arte socialmente comprometido en un solo historietista.

Viñeta #2: las iniciativas independientes

Para entender mejor el presente de la historieta y la ilustración peruana es preciso remontarse al nacimiento de la revista Carboncito. Fundada en 2001 por los hermanos Amadeo y Renso Gonzales, esta revista fue un eje en torno al cual se construyó una comunidad de artistas y aficionados. Surgió por la necesidad de difundir sus propios trabajos “en medio de la explosión de fanzines que hubo a finales de los 90 e inicios del 2000”, señala Amadeo. Los hermanos supieron convertir su pequeña publicación en vehículo y plataforma para muchos artistas que buscaban mostrar su talento. 17 años después, la revista sigue viva, está a punto de lanzar su número 20 y las carreras de sus creadores van en alza. Amadeo acaba de ser invitado al Fumetto International Comix-Festival Luzern en Suiza y tiene una nueva publicación, titulada NERVENZUSAMMENBRUCH. Renso prepara una nueva exposición y asistirá en abril a Fanz!, un encuentro de fanzines en la Biblioteca de Santiago de Chile, donde brindará charlas y talleres de ilustración y cómic. Talento de exportación.

El colectivo de ilustradores Los Únicos, fundado por Marité Cánepa y Amadeo, fue otro factor aglutinante. Es también un sótano-galería donde se imparten talleres, se comercializa arte, se hacen exposiciones y se promueve a artistas como Eduardo Yaguas y la cusqueña Ange Interestelar. “Gracias al colectivo Los Únicos tuve el placer de viajar a Argentina y exponer mis trabajos en Trimarchi, un evento multitudinario de diseño, y en Moebius en Buenos Aires. Mis trabajos han viajado al Festival Internacional de Diseño de Costa Rica y también a Londres”, apunta la ilustradora. Ha hecho fanzines e ilustrado libros como Laura willasaiky o Zen, y es parte de Bestiario Taller, joven empresa independiente de diseño e ilustración que se dedica a difundir artistas peruanos en diversos formatos, entre los que destacan sus cuadernos de edición limitada.

Eduardo Yaguas, por su lado, es otro artista que comienza a deslumbrar. El año pasado su primera novela gráfica, Multitudes, tuvo una excelente acogida en la Feria Internacional del Libro. “Tuve que cambiar el formato en el que trabajaba mis historietas, pasé de cortos de máximo 10 páginas a realizar una novela de más de 100 y me vi obligado a aplicar diferentes técnicas y recursos. No es lo mismo correr 100 metros que una maratón”, anota sobre la creación del libro. Artista autodidacta, trabaja cómodamente con las tintas, el pincel, el color y las acuarelas, aunque últimamente experimenta con lápices, lapiceros, grabado y gouache. Cree en el cómic y con el cómic crea porque es un formato “en constante cambio: la experimentación, las ideas y tendencias van evolucionando y las posibilidades son infinitas. En Japón lo utilizan para casi todo, hay cómics técnicos con instrucciones para electricistas, cocineros, contadores, etcétera”, concluye.

Bubblegum

Viñeta #3: ¿dónde buscar nuevos talentos?

Buena parte de la nueva camada de ilustradores proviene de provincia. Un buen ejemplo es Benny Ríos Arenas, alias Chico Wasca. Ilustrador pucallpeño, organizador de la Expomanga Pucallpa, miembro fundador de la revista Oretachi y autor de la novela gráfica Zancudo, Benny es un gestor incansable. “Aún somos pocos los que mantenemos la escena, pero estamos activos produciendo para diarios, revistas, libros o haciendo talleres”, comenta, esbozando una movida provinciana que es pequeña pero fértil. Acto seguido, agrega: “El cómic es un formato muy interesante para un país como el nuestro, donde a los niños no los incentivan a leer. Les permite tener un acercamiento fabuloso y estimulante a la lectura”.

Otro espacio ideal para cazar talentos son las facultades de arte y diseño. Ahí encontramos a Daniela de los Ríos, estudiante de Diseño de la PUCP de 22 años que ha creado el proyecto Arte 20, una forma divertida de enseñar arte a colegiales por medio de la ilustración: “Es un programa de enseñanza de historia del arte para alumnos de educación secundaria y responde a la necesidad de elevar el nivel cultural de la población y desarrollar competencias en los alumnos que no son cultivadas normalmente”, comenta Daniela, resaltando el poder pedagógico de la ilustración. Ella quiere implementar su proyecto en colegios para incidir sobre la realidad educativa positivamente, usando el arte para enseñar mejor.

Viñeta #4: una casa para las historietas

La apertura en 2016 de la comicteca Galilea Ramírez R., la primera biblioteca pública exclusivamente consagrada al cómic, indica que vienen tiempos mejores para la historieta y la ilustración en el Perú. Ubicada en una esquina de la Sala Escolar de la Biblioteca Nacional, en Cercado de Lima, este espacio dirigido por José Luis Guardia cuenta con 11 342 ejemplares para consulta y pronto abrirá su primera sucursal en la Biblioteca Municipal de Cusco con 5000 ejemplares. A la comicteca se suma la Casa de la Literatura Peruana, en Desamparados, que organiza periódicamente talleres, muestras, presentaciones y conversatorios relacionados; y sitios como la librería especializada Arcadia Mediática, responsable del festival de fanzines Infinito. Queda claro que, ya sea gracias a las redes sociales o a iniciativas autogestionadas u oficiales, historieta e ilustración vienen encontrando espacios donde desarrollarse y generar nuevos públicos. Si te gusta el dibujo, ya sabes a dónde (y a quiénes) acercarte.

city of clowns

Comentarios

comentarios

Notas de interés

MÚSICA COVER

Escena electrónica

Breve radiografía de la movida local tras la súbita desaparición de 4Beats Perú. Por: Teo ...