/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Actualidad > La ciencia del diseño

La ciencia del diseño

1

Onion Lab es un laboratorio de diseño que combina la informática y la programación con las artes plásticas. Quiere llevar la arquitectura y la decoración a un nuevo nivel: diseños adaptables inspirados en el mundo vegetal y animal. ¿La naturaleza termina en los bosques?

3

«En el futuro se van a imprimir casas», dice Darío Sánchez, uno de los fundadores de Onion Lab. Y no miente. La informática, y la influencia que esta tiene en el diseño y creación de piezas arquitectónicas, es cada vez más impresionante. «Todo es un algoritmo», agrega. Todo es información matemáticamente interpretable. El futuro ha llegado y, de su mano, máquinas capaces de imprimir materiales como salidos de la nada. En el 2013, la Agencia Espacial Europea catalogó la llegada de las impresoras 3D como el inicio de la tercera revolución industrial. Y no se ha equivocado.

La futurización del diseño y la arquitectura llega con nuevas oportunidades. Onion Lab busca complejizar diseños, crear piezas adaptables. Su filosofía está en contra de lo estático y convencional. Busca inventar estructuras capaces de modificarse, moverse, abrirse o encenderse, dependiendo del comportamiento de su entorno. Y no es impensable. Basta con imaginar la puerta de un súper mercado para hacerse una idea de la interactividad que buscan. Eso sí, elevando aquella invención a otra categoría. Y con una característica fundamental: todos sus objetos estarían inspirados en los procesos de movimiento de la naturaleza. ¿A qué se refiere esto?

Este año, para el festival Casa Cor 2015, el equipo presentó un espejo fabricado por una impresora 3D. Este simulaba ramificaciones inspiradas en el crecimiento de los árboles, algas y bacterias. ¿Cómo llegaron a ello? El desarrollo fue minucioso: se realizó una investigación previa en la que se observaba los patrones que seguían estos organismos. Las líneas que se dibujaban bajo un meticuloso lente de microscopio se convirtieron más tarde en algoritmos. Aquellos en líneas en una pantalla de computadores. Y luego en una impresión tridimensional volumétrica.

«Nosotros no encontramos lo interesante en la forma de un árbol –dice Darío-, sino cómo este se llegó a ramificar». Y luego explica: «Guiamos nuestros diseños de los procesos de morfogénesis del mundo animal y vegetal. Esto nos permite crear objetos que, como organismos naturales, son más adaptables». Y es aquella adaptabilidad la que caracteriza esta corriente de decoración que el equipo denomina como ‘contemporánea’. Si hay algo que tienen claro es que la belleza del mundo natural, a diferencia de lo que muchos puedan pensar, no está tan distanciada del mundo de las máquinas.

2

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Tiempo de boda

PUBLIRREPORTAJE La tienda de vestidos de novia ‘Meant to Be, Bridal Boutique’ posee el mejor ...