/jquery.cycle.all.js
Inicio > Actualidad > Nuevos territorios

Nuevos territorios

Ha decidido tomar distancia de la vertiginosa Lima para reconectarse con la naturaleza en el plano más cotidiano. Desde Cusco, en medio de esta hallada calma, la mirada de Lucía Marcos-Sánchez sobre su minuciosa obra artística será otra.

Por: Tilsa Otta

ARTE 1

Durante casi toda esta entrevista llueve. Lucía, al otro lado de la línea, está en plena mudanza. Dejó el valle de Urubamba para activar un espacio de residencia y taller con su colega Justo Béjar en la ciudad de Cusco. Buscando un nuevo hogar, temporalmente homeless, en “eclipses y revoluciones”, como se declara, se toma un tiempo para reflexionar sobre su trabajo, compuesto en su mayoría de cartografías: territorios existentes e imaginados, fragmentos de cielo atravesados por cuerpos celestes, constelaciones y otros mapas circulares que parecen la vista de nuestras células a través de un microscopio, la geografía interna del cuerpo.

¿Qué te motivó a dejar Lima y mudarte a Cusco?

Empezaba a sentir una especie de rechazo por Lima, quizás inconsciente en un principio, y el cambio parecía una solución. Vivir alejada de mi zona de confort significa vivir de una manera más sincera conmigo misma. Hacer las cosas que anhelaba hacer, viajar por el Perú, por nuevas geografías. Siempre quise vivir un tiempo en la sierra y en la selva y cazar nuevos paisajes. Aprender cosas que me interesaban como la música y la medicina, pero sobre todo contar con momentos de ocio para observar los ciclos de la naturaleza y llevar el tipo de vida que quería, respetando mis tiempos, mis ideales y rituales. La ciudad te hace creer que no hay tiempo para pensar en esto o espacio para hacer lo otro, uno va poniendo excusas, o por lo menos yo lo hacía.

Lucía Marcos-Sánchez tiene 26 años y terminó la carrera de Arte en la Universidad Católica en 2015. En mayo del año pasado presentó Bio-geografías, su primera exposición individual en el Centro Colich. Sobre ella cuenta: “Además de los mapas, otra de mis grandes debilidades son los libros, sobre todo los de geografía, biología, zoología… las ilustraciones y textos de estos libros son como poesía para mí. Mi sueño era viajar ilustrando para un geógrafo pero como no encontré ninguno intento, a partir de la apropiación de estos libros, activar un discurso que se encuentra hace mucho entre nosotros. Es increíble cómo puedes encontrar libros de 1800 que ya te hablan de la explotación minera, la importancia del río o lo necesaria que es la naturaleza. Podemos ver que como especie no hemos cambiado ni entendido mucho”. La experiencia vital interpretada en un espacio geográfico dio origen al término bio-geografía: “es esa mirada científica pero a través de mis ojos. Más que el viaje dormido es el viaje despierto, entonces busco, a través de mis dibujos o piezas de papel, narrar mi experiencia psico-geográfica de un lugar, la sensación que me causa traducida en palabras y formas”, explica la artista.

ARTE 2

¿Sientes que las cartografías te permiten una percepción nueva o propia de lugares existentes e imaginarios?

¡Sí! Mi fascinación por los mapas empezó como cualquier otro cartógrafo, por la necesidad de conocer el mundo físico terrenal. Desde pequeña mi mundo cobró otras dimensiones, mi papá viajaba mucho y para una niña con mucha imaginación, los lugares, países y continentes se formaron en mi cabeza de una manera distinta y particular. Si bien la historia de la cartografía es extensa, los mapas a los que iba en busca de ciertas respuestas me parecían hermosamente ajenos, como una verdad que no era la mía.

Membrana Ediciones es un colectivo editorial gráfico que Lucía integra junto a otros tres grabadores “enamorados de los libros y la imprenta artesanal”. A la fecha han publicado Mitosis, un libro para colorear hecho en serigrafía y Tacto, elaborado con la técnica de frottage y un cadáver exquisito como texto. Antes de mudarse a Cusco, Lucía estuvo en España participando con una instalación de papel en el festival RECUORE de arte y arquitectura sostenible. Al llegar a Urubamba conoció la Asociación Educativa Cultural El Arte Sano y se integró como profesora de idiomas y asistente en todas las áreas. Después trabajó en una tienda naturista aprendiendo a preparar comida sana y un poco de medicina alternativa. “Hoy me pasé el día aprendiendo a preparar té de kombucha y los aceites y sus funciones. ¡Este año me lo tomé para hacer de todo!”, dice con entusiasmo. “De profesora a guía de montaña y ahora loca naturista, y así sucesivamente. Paralelamente, estoy tratando de dar a luz este nuevo proyecto en Cusco, y empezando a organizar una bipersonal con una talentosísima amiga”, cuenta. Habiendo conocido las carencias y posibilidades de la escena artística cusqueña, ha decidido que generar nuevos espacios de creación y exposición será parte de esta nueva vida.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

MÚSICA COVER

Escena electrónica

Breve radiografía de la movida local tras la súbita desaparición de 4Beats Perú. Por: Teo ...