/jquery.cycle.all.js
Inicio > Actualidad > Retratar la ciudad, el mar y la música

Retratar la ciudad, el mar y la música

Evelyn Merino Reyna, la fotógrafa que rinde tributo al océano en su documental ‘Pacificum, el retorno al océano’, prepara un libro gráfico sobre el grupo musical La Mente. Estas son las dos caras de un rostro femenino realmente talentoso.

Por: Christian Reto | Fotografía: Oliver Lecca

EVELYN baja

Lado A: La vida desde arriba

Es curioso que Evelyn Merino tenga tantos recuerdos del mar cuando su trabajo como fotógrafa se forjó sobrevolando la tierra. Cuenta que, desde que hace tomas áreas, Lima le parece una ciudad hermosa. Dice por ejemplo que, visto desde tierra firme, un cementerio puede percibirse como un recinto denso; pero desde el aire se presenta como un área multicolor. Lo mismo sucede con el océano y con aquellos elementos suyos que muchas veces se pasan por alto a causa de la cotidianidad: botes, parvadas de aves migratorias y mamíferos acuáticos. Desde arriba, para Evelyn, se hizo más evidente la relación que desarrolla el hombre capitalino con su entorno… sobre todo con su mar.

El limeño le da la espalda al mar. «Y el país entero lo hace», subraya. «Es como si la tratasen como basurero». Este trato, para Evelyn, que corre tabla desde pequeña y que reparte su vida entre Lima y San Bartolo [donde tiene una casa de playa que usa todo el año], es un sacrilegio. Por eso, cuando tuvo la oportunidad de emprender un nuevo proyecto que se enfoque en revalorizar los ecosistemas acuáticos del Perú, se aventuró bajo las aguas y sobre los cielos, una vez más, y produjo el documental ‘Pacificum, el retorno al océano’, de la mano de su empresa Visart Photography.

Pacificum ganó el premio del público del 21° Festival de Cine de Lima PUCP. Este trabajo fue, para ella, una forma de hacer más notorio su mensaje de respeto hacia las aguas.

EVELYN1

Lado B: Frente al escenario

Para documentar el libro gráfico de La Mente, ella acompañó a la banda a los backstages, se subió al escenario y se metió a los pogos donde, además de lloverle cerveza, no se libró de uno que otro empujón. Gajes del oficio, les llaman. Para ella significaron puro entretenimiento.

«Me gustaron las tomas hechas en los lugares más under, como Vichama o La Oficina [ambos, en el Centro de Lima], donde la gente revienta de energía». Agrega que su chamba no sería lo mismo sin Mariano Márquez, el luminotécnico de la banda y Gonzalo Carrillo, el videojockey. «Aportaron luz y color, y yo solo fotografié», bromea. Y ríe. Claramente, hubo lugares donde Evelyn, cámara en mano, siguió a los músicos sin reparos; hubo otros donde les dejó ser sin presencia de nadie. Porque, para ella, un fotógrafo también debe saber hasta dónde asomarse.

Confiesa que apenas los vio tocar un par de veces antes que Ricardo Wiesse, vocalista de la agrupación, se volviera su pareja [y también la acompañara en sus andares artísticos en Visart Photography]. Ambos comparten el amor por la tabla y, de hecho, se conocieron cuando se hicieron roommates en San Bartolo, en una casa que parecía vivir en un verano perpetuo. El libro de La Mente lo ha trabajado durante cinco años y ha registrado más de 100 conciertos a lo largo y ancho del país. «Quiero publicar un libro grueso», agrega ella. Y no será imposible puesto que la banda se sube al escenario cada fin de semana.

Esta es la forma en que Evelyn demuestra su versatilidad como artista.

EVELYN2

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Una mirada distinta

Juana Burga, top model peruana, debuta como actriz en una película que aborda temas relacionados ...