/jquery.cycle.all.js
Inicio > Actualidad > Tierra madre

Tierra madre

Taller Dos Ríos descansa en Barranco. Nació hace dos años gracias a Aileen Gavonel y Javier Bravo de Rueda, artistas con intereses en experimentación libre de la cerámica. Ellos y todos los integrantes del colectivo buscan impulsar el interés por la práctica e investigación del arte cerámico. 

T 2

El taller comenzó motivado por una necesidad: Aileen Gavonel, que había egresado de la PUCP con una especialización en grabado, quería explotar la arcilla como material y también como medio para expresar sus ideas. Encontró a un cómplice: Javier Bravo de Rueda, quien también es artista plástico. Y juntos le fueron dando forma a este lugar que, hoy, ya no solo busca convertirse en un pequeño epicentro de creación artística, sino también en una importante boutique desde donde se realicen investigaciones alrededor del país. Es un proyecto que busca afianzarse dentro de la investigación artística y artesanal: para conocer mejor la tierra que sobre el Perú se extiende, y así seguir descubriendo materiales con los cuales trabajar. «La cerámica era el soporte que le daba sentido a las cosas que yo quería decir», dice ella. Porque es un elemento que puede encontrarse en lo cotidiano, porque tiene una fuerte carga histórica en la cultura peruana, y porque todos se han relacionado con esta de una manera u otra. otra. Junto con su especialidad en grabado, Aileen anda en busca de reafirmar sus raíces y acaso las de todas las personas que ven su arte y el de sus colegas.

Cada una de las personas que forma parte de Taller Dos ríos [actualmente, Sergio Murga, Valeria Figueroa, Santiago Robles, Noah Alhalel, y los dos fundadores] creen que en el país hay mucho material para trabajar: a nivel histórico y también como materia prima. Por ello cada tiempo desarrollan trabajos con artesanos. El año pasado viajaron, por ejemplo, a Huancas, en Chachapoyas, para investigar sus tierras y buscar cuál era la flexibilidad de las mismas. Es en ese mismo lugar donde han planteado un nexo Lima-provincia: un colega suyo tiene un laboratorio frente a la catarata de Gocta. Y desde allí planean tender puentes con respecto a las investigaciones que hagan. Mientras más geografía puedan abarcar, mejor. Los trabajos creados por los miembros tienen muchas influencias, pero siempre se inspiran del arte popular: de todo lo que puedan encontrar al viajar por diferentes comunidades.

«Nos inspiramos en la tradición de la cerámica, lo que involucra hacer cerámica y lo que puede representar en diferentes zonas del Perú», agrega Aileen. «Esta expresión es una forma de reafirmar las raíces. Es la identidad de un lugar». Después de todo, el arte es intercambiar ideas. «Y lo bueno de la cerámica es que uno puede compartir conocimientos a nivel material, a nivel del hacer. Eso es lo que lo hace un arte horizontal. Promueve un diálogo horizontal a partir del uso del material». ¿Por qué? Porque la tierra nos une a todos. De allí venimos y allá nos vamos.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

MÚSICA COVER

Escena electrónica

Breve radiografía de la movida local tras la súbita desaparición de 4Beats Perú. Por: Teo ...