/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Blogs y columnas > Al estilo de Fa > #ZONAPICNIC: El Bistro 1087 de Palmiro Ocampo

#ZONAPICNIC: El Bistro 1087 de Palmiro Ocampo

Al estilo de Fa

Favio te presenta los mejores #fatips para que la pases bien con esos placeres culposos que te encantan. ¿Listo para ser un #falover? Síguelo en www.alestilodefa.com y en Facebook en /alestilodefa
De ahora en adelante, los ilustraré con alternativas gastronómicas diferentes para que hagas de tu hora de almuerzo y cena un momento más divertido. Lima crece a nivel gastronómico y debemos estar al día.

Hoy te presento, #falover, el Bistro 1087 de Palmiro Ocampo.

Algo muy grande y bueno se cocina en Avenida Conquistadores 1087, en San Isidro, y este es mi testimonio (“muy clandestino” también).

Conoce Bistro 1087

Actualmente Bistro 1087 ha tomado por asalto al chef table del Hana Sumi para sus sesiones clandestinas. En Bistro se sirve un menú de tres tiempos que cambia diariamente con los platos que se servirán en el restaurante cuando se inaugure a mediados de agosto.

Palmiro nos cuenta que tendremos más de cuarenta opciones de platos en la carta final del Bistro 1087. Recordemos que el chef ha tenido una formación sólida en diversos restaurantes importantes, como lo son el Noma y el Celler de Can Roca, ambos considerados entre los cincuenta mejores del mundo. Sin duda, estamos ansiosos de conocer su carta final y de empezar a probar de todo un poco para darles todo el detalle, como corresponde.

Mientras tanto, como estamos “clandestinos”, los invito a que visiten el Bistro y se lleven una sorpresa cada día con sus sesiones clandestinas, que tienen un costo de cien soles (tres tiempos más un cóctel).

La atención es de martes a viernes desde la 1 p.m., y de miércoles a viernes desde las 8 p.m. para la cena (los martes no se atiende cena, y todavía no abre los fines de semana). Las reservas pueden hacerse escribiendo al correo reservas@1087.pe.

Además se viene Hana Sumi y La Patisserie. Muy pronto les traeré novedades de estas alternativas que Palmiro está terminando de “cocinar”.

Mis tres tiempos

Mi sesión clandestina inició con un tentempié Pachamama, donde se rinde culto a la tierra con tubérculos en tamaño baby en una salsa “maracunoria” (maracuyá y zanahoria), ideal para limpiar el paladar.

Luego me sorprendió que llegara un pastel de choclo. El resultado fue sublime: lo sirven con carne de cola de buey, evidentemente muy sabrosa, y con un caldo reducido de carne que funciona como salsa.

Joel Chirinos se encargó de preparar el cóctel de yampu con pomarrosa y sal de maras, un drink muy refrescante y agradable al paladar, con una fruta que no había probado aún de la selva.

Los platos más contundentes fueron el Manca Bistec, que es un recuerdo de la abuelita de Palmiro, una suerte de sandwich de asado que se derrama de sabor, se come con las manos y está para chuparse los dedos, puesto que el pan ha sido remojado en caldo para luego volver a ser cocido. ¡Delicioso!

El último tiempo salado fue un Fideuá, una paella con pulpo de muy buena textura y sabor.

Para terminar, mi tiempo dulce lo comí en un instante. Me gusta el lado dulce de Palmiro, por eso espero con ansias su Patisserie.

A continuación, les muestro algunas fotos de las sesiones clandestinas de Bistro 1087.

Felicitamos a Palmiro por toda la buena vibra y por dar picardía a la vida gastronómica limeña con sus sesiones clandestinas.

¡Nos vemos pronto, #falovers! Hasta la próxima,

Fa

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Gala nocturna

Porque en el verano no todo es salidas a la playa. Aquí las recomendaciones de ...