/jquery.cycle.all.js
Inicio > Blogs y columnas > Cinco razones por las que hay viajar de mochilero

Cinco razones por las que hay viajar de mochilero

Mary Salas

Soy arquitecta de interiores de profesión. Nací en Arequipa y luego me mudé a Lima. Mis ganas de seguir conociendo el mundo me llevaron a vivir en Barcelona, donde estudié escenografía y fotografía. Este viaje sería decisivo para mí, pues me abrió la mente, y mis ganas de recorrer el mundo se volvieron como un mantra. Tengo un blog, Los viajes de Mary, el espacio donde relato mis experiencias, doy tips viajeros y contagio mis ganas de viajar. Visítame en www.losviajesdemary.com, dame un like en Facebook en /LosviajesdeMary y sígueme en Twitter en @LosviajesdeMary

Desde que hice mi primer viaje como mochilera, supe que mis futuros paseos ya no iban a ser los mismos nunca más. Viajar con la mochila a cuestas cambió mi forma de experimentar para siempre: viví la libertad de una manera distinta y ahora es muy difícil volver a explorar como lo hacía antes.

Si quieres un consejo, olvídate del típico viaje de maletas, con los tours programados. Agarra tu mochila, libérate y déjate llevar por el camino.

Pero si aún no te convences, aquí te dejo 5 razones por las que deberías intentar viajar como mochilero al menos una vez en tu vida:

1. Viajarás ligero
Cuando viajas con una mochila en la espalda, sabes que todo lo que necesitas para tu viaje está allí y tú lo tendrás que cargar todo el tiempo. Aprenderás a viajar ligero y a no comprar objetos por impulso, porque sabes que todo irá directo a tu espalda.

2. Experimentarás la libertad
Al no tener algo que jalar [una maleta por ejemplo], tu sensación de libertad se amplía. Piensa que no tendrás que no tendrás ningún impedimento para hacer lo que quieras.

3. Vivirás la aventura
Cuando viajas como mochilero, la aventura llega a ti de manera inesperada. Lugares por descubrir, situaciones por vivir, todo se coloca frente a ti para que vivas la aventura al máximo. Solo depende de ti.

4. Tú decides tu camino
Cuando viajas sin un plan armado, tu itinerario depende de ti y del ánimo que te encuentres ese día. Si terminas enamorándote de ese pequeño pueblo al que solo pensabas conocer unas horas mientras esperabas una conexión de tren, es muy probable que te quedes ahí por días. No hay plazos que cumplir, solo déjate llevar.

5. Harás camaradería
Cuando viajas como mochilero automáticamente todos los que viajan similar a ti, se reconocen, se ubican y se agrupan. Forman una camaradería única. Es impresionante cuántas veces necesitarás ayuda o viceversa y sabrás que los que llevan la mochila a la espalda podrán ayudarte y sin dudar se buscarán para solucionar cualquier problema juntos. Es muy probable que te encuentres con amigos para toda la vida.

¡Anímate a vivir esta experiencia!

Comentarios

comentarios

Notas de interés

DEPORTE COVER

Entrenamientos para el fin del mundo

Algunas disciplinas poco conocidas, pero que despiertan y afinan los sentidos hasta los límites mismos ...