/jquery.cycle.all.js
Inicio > Blogs y columnas > Generación televisión por Gonzalo Torres

Generación televisión por Gonzalo Torres

El televisor Zenith de mis padres ocupaba un lugar especial en su dormitorio. No apuntaba hacia la cama sino a unos mullidos sillones con los que conformaba una especie de salita dentro del cuarto. Hacia allí enrumbaba a cierta hora de la mañana con mi leche recién servida en un vaso de aluminio coloreado que no he vuelto a ver en mi vida. La manito ansiosa activaba el botón de encendido de ese aparato con pantalla verde olivo –un color que dominaba esa década setentera- y en una espera de ciertos segundos recién se encendía el aparato a partir de una lucecita, una estrella, al centro de la pantalla. De pronto, una lluvia lo invadía todo y una gran decepción también. Aún no empezaba la programación y era casi mediodía. Así era. Había que esperar todo en aquella época tan disímil de la actual de gratificación instantánea. De pronto, las barras grises del patrón de sintonía se hacían de la pantalla. Tawa canal, Limamanta pacha y la lectura de la programación del día. Empezaba la jornada de la tele. Dibujos en blanco y negro, un mundo en blanco y negro, como supuestamente sueñan los perros, una Lima gris. El Lagarto Juancho, Maguila Gorila, Mister Magoo, Pepe Pótamo, Huckleberry Hound, Tiro Loco Mc Graw, ¿cuál viene, cuál viene? ¡apúrense!

¡Titeretaaaaambo!, gritaban los niños para dar paso a la versión antiimperialista de Plaza Sésamo. Cambio de canal al Tío Johnny y su sarita. Ta ta ta ta tatataaan y tomaba en seco y volteado su vaso de leche que se le chorreaba por la comisura de los labios mientras que al perro Abelardo le dolía la muela y a mí no me quedaba más que sentir pena por el perrito mientras cantaba la canción. ¡Tío, llámame a mí para jugar, yo también quiero estar allí dentro! Sobrino, tú todavía no vas a entrar por aquí: crece, te pones la nariz de claun y entras. Ya, tío. ¡Hey, aquí están dando los Thunderbirds! Las marionetas más cool de los sesentas transmitidas en los setentas de Perú ¡y sus impresionantes naves espaciales que salen de las montañas!

Cambio a Perú 75, el programa ómnibus para ver con hermanos y papás. Nicomedes y Danzas y Canciones del Perú, la instalación de la conciencia nacional en televisión. La inconsciencia vino después. En ese momento el Perú era en blanco y negro, faltaba un tiempo para el color televisivo y el rojo sangre sobre el gris de nuestras culpas. Mientras tanto, la felicidad suspendida sobre una pantalla de TV.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

DEPORTE COVER

Entrenamientos para el fin del mundo

Algunas disciplinas poco conocidas, pero que despiertan y afinan los sentidos hasta los límites mismos ...