/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Blogs y columnas > Los viajes de Mary > Razones para viajar solo

Razones para viajar solo

Mary Salas

Soy arquitecta de interiores de profesión. Nací en Arequipa y luego me mudé a Lima. Mis ganas de seguir conociendo el mundo me llevaron a vivir en Barcelona, donde estudié escenografía y fotografía. Este viaje sería decisivo para mí, pues me abrió la mente, y mis ganas de recorrer el mundo se volvieron como un mantra. Tengo un blog, Los viajes de Mary, el espacio donde relato mis experiencias, doy tips viajeros y contagio mis ganas de viajar. Visítame en www.losviajesdemary.com, dame un like en Facebook en /LosviajesdeMary y sígueme en Twitter en @LosviajesdeMary
Durante años viví cómodamente mi vida.  Cada día trabajaba, cumplía obligaciones, salía los fines de semana con mis amigos de siempre… es decir, vivía de manera sensata y estándar. Que no está mal, pero en el fondo estaba silenciando una voz que me llamaba a salir de la rutina, a viajar, a explorar el mundo y, sobre todo, a encontrarme conmigo misma.

¿Por qué silenciaba esa voz que me invitaba a salir de mi rutina? La respuesta es simple: por miedo. Quería viajar, pero me frenaban muchos temores. ¿Y si me pasaba algo? ¿Y si me perdía? ¿Y si me hacían daño?… Muchos “y si” venían a mi mente…

Pero hace cinco años decidí dejar esos miedos a un lado y lanzarme a lo desconocido. Dejé atrás esa rutina que me envolvía y me hacía perder la noción del tiempo, que envejecía y deterioraba todo a mi alrededor, para vivir una de las mejores experiencias de mi vida. ¡Para empezar a vivir!

Ahora viajo sola –y acompañada algunas veces, también– y cuando alguien me dice que no se atrevería, que soy muy atrevida por viajar sola, pienso en todas las excusas que yo misma repetía antes de tener la experiencia más gratificante de mi vida.

Quería viajar, pero me frenaban muchos temores. ¿Y si me pasaba algo? ¿Y si me perdía? ¿Y si me hacían daño?… Muchos “y si” venían a mi mente…

Viajar sola me hizo crecer y creer. Aprendí a confiar más en mí, a cuidarme sola y a ser capaz de tomar decisiones; a saber cuáles son mis límites, a conocer gente nueva, a ser menos tímida y más agradecida. Viajar sola me dio libertad.

Por eso, si tu sueño es ver el mundo pero ya no a través de fotos, sino con tus propios ojos, te recomiendo empezar dejando los miedos a un lado, atreverte a salir de tu rutina y animarte a viajar solo. No tengas miedo, ¡lo mejor está por sucederte! Razones para viajar solo hay miles. Aquí te dejo las mías. ¿Qué estás esperando?

1. He conocido más gente

Cuando viajas en grupo o con amigos, es muy difícil llegar a entablar conversaciones con gente local u otros viajeros, porque no tienes la necesidad de conversar con nadie más que con tu grupo de amigos. Cuando viajas sola conoces gente todo el tiempo: en el tren, en la estación de bus, en un tour, almorzando o tomando un café, y es posible que incluso llegues a hacer nuevos amigos para toda la vida.

viaje 9

2. Aprendí a valorar la soledad y la compañía

Cuando estás en tu zona de confort, rodeado de amigos, de gente del trabajo o con la familia, no llega a valorar lo que es estar acompañado. Cuando viajas solo, en cambio, aprendes a valorar a todos lo que te rodean, y también aprendes a valorar la soledad, porque en esos momentos es donde más tiempo te dedicas a ti mismo y a lo que tienes alrededor.

viaje 3

3. Me siento libre

Uno de los placeres más grande es la libertad. Ser dueño de tu tiempo, de hacer lo quieras, de elegir cuánto tiempo caminar, cuánto tiempo descansar; de tener un día súper activo o de no querer moverte nada. No tienes que dar gusto a nadie, disfruta de ser libre como el viento.

viaje 10

4. Aprendí a ser independiente y a confiar más en mí misma

Cuando viajas solo te enfrentas a decisiones diarias, aprendes a tomar la mejor o la peor alternativa, y empiezas a confiar más en ti y en tu intuición. Te vuelves responsable de ti mismo, la confianza que ganarás es incomparable.

Young woman looking at golden pagoda. Hiking at Asia.

5. Enfrenté mis miedos

Cuando viajas solo te enfrentas a temores nuevos en todo momento, al miedo a perderte, a no entender el idioma, a no conocer a nadie… Y cada vez que superas un miedo, es como si saltaras una barrera y aprendieras a enfrentarlo, a sacarlo de tu cabeza para siempre.

viaje 4

6. Conocí más a fondo cada lugar

Al viajar acompañado es muy fácil que te distraigas, bien sea conversando, ensimismado en algo que te están contando, o si la otra persona ya conoce el lugar, es posible que te dejes llevar y no llegues a conocer nada por ti mismo. Cuando viajas solo aprendes a estar más despierto, a enfocarte en lo que te rodea, dejas atrás las distracciones y conoces más de cerca cada sitio.

viaje 7

7. Nunca me sentí sola

Aunque suene contradictorio, esto sucede. Cuando viajas solo, estás más receptivo al mundo, aprendes a descubrirte, te olvidas del silencio, y disfrutas de estar, no solo, sino contigo mismo.

viaje 12

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Seis lugares que TIENES QUE visitar en París

Pasea por el Sena Dar una paseo por el río Sena debe ser uno de ...