/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Blogs y columnas > Ale Llosa > Vivir ligero

Vivir ligero

Recuerda que hay mucho más que una comida balanceada detrás de una vida saludable y equilibrada. Aquí algunos consejos para vivir con menos peso en nuestros días.

Por Ale Llosa

«Ahora sí, el lunes comienzo». Cuántas veces nos hemos propuesto tener una vida más sana y hemos empezado una dieta estricta para matarnos de hambre unos días y terminar boicoteando el plan días más tarde. Hacer dieta es difícil, da ansiedad y a largo plazo, no genera nada bueno. Es algo físico, no es algo integral. Lo que debemos hacer es aprender a nutrirnos.

¿Qué buscamos cuando queremos perder peso? ¿Queremos solamente vernos mejor, o, en realidad, sentirnos mejor? Claramente, hay algo más allá que necesitamos conectar, y cuando esto sucede empieza el verdadero camino de la transformación hacia un día a día cada vez más sano. Y ante todo, un día a la vez.

Cuando comenzamos a sentirnos en paz con nosotros mismos, cuando comenzamos a aceptarnos, a entender qué y cuándo realmente necesitamos comer, cuando necesitamos descansar, cuando comenzamos a escucharnos y a atender nuestras necesidades, el cuerpo solito responde y comienza a dejar ir todo el peso extra que acumulaba. El cuerpo siempre responde a lo que pasa en la mente pero siempre debemos tener claro que ser delgados no va a hacernos felices. La ligereza nos va a ayudar a pensar más claro pero no es la respuesta a nuestros problemas.

ESCOGE SENTIRTE LIGERO HOY

1. No tengas pensamientos negativos que te carguen y carguen a los demás.

2. No comas lo que sabes que te va a hacer sentir pesado.

3. Haz deporte, bota la energía negativa y llénate de nueva energía.

4. Respira, aprovecha cada minuto en la mesa con tu familia, en el trabajo… ¡en todas partes!

ENTRENA LA MENTE

No se trata de matarte de hambre, comer por gramos carbohidratos y grasas al día. ¿Quién vive tranquilo contando y planeando todo lo que come? Tampoco se trata de matarte haciendo deporte todo el día. La respuesta está en aligerar la mente y dejar ir. Deja ir el paradigma de la dieta y vas a ver cómo obedeciendo a una mente ligera y tranquila, a una mente en paz, el cuerpo se empieza a volver más ligero.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Gala nocturna

Porque en el verano no todo es salidas a la playa. Aquí las recomendaciones de ...