/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Lifestyle > [AS 189]La tablista que busca ante todo la felicidad

[AS 189]La tablista que busca ante todo la felicidad

11

Leilani Aguirre creció en Órganos, lejos del ruido de la ciudad y cerca de la calma que trae el océano. Con solo diecisiete años, ya es embajadora del surf nacional y viajará por el mundo para clasificar al World Surf League. Después de pasar unas semanas entrenando en Hawái, acaba de llegar a Australia para medirse con las mejores del planeta. Está motivada pero tranquila. Su búsqueda no está marcada por el resultado, sino por ser feliz.

Por Bruno Monteferri / Fotos de Kirfa Lens

Agradecimientos Billabong

2

Hace cinco años, bajo un atardecer naranja intenso norte, una  tribu de veinte niños y niñas jugaban a ser libres bajo las olas de Punta Veleros, Órganos. Una ola pequeña y perfecta para aprender a correr y entubarse si es que, claro, uno mide menos de un metro de altura. César Aspíllaga, maestro de los tubos norteños y poseedor de un envidiable espíritu infantil, compartía esa sesión con la nueva generación de tablistas. Titi de Col también estaba en el agua y, con una sonrisa inmensa, le enseñaba a correr con paciencia y amor a su hijo Noah, que con las justas llegaba a los cuatro años. Como Noah era muy chico para remar, Titi lo empujaba y ya encarrilado en las olas, las corría feliz hasta la orilla.

Un aura mágica envolvía el momento, cuando de pronto, aparecieron dos aletas de color oscuro a cincuenta metros del grupo de pequeños tablistas. Una ballena jorobada adulta y su cría exploraban la costa. Detrás de las ballenas, Sebastián Silva y Belén Alcorta, amantes del mar y pioneros de la observación de ballenas en el Perú, remaban sobre sus kayaks. Un poco rezagado venía Atún, un labrador marrón que los acompaña aún en todas sus aventuras marinas.

4

Mientras tanto, los niños gritaban y reían como si esto sucediera a diario. Una de las niñas que estaba en el agua ese día era Leilani Aguirre, que a sus doce años ya dibujaba líneas perfectas con gracia y elegancia sobre las olas. Porque, al igual que Atún y las ballenas, Leilani ya era, desde ese entonces, una amante del mar. Una amante que llama a Órganos su hogar, porque allí creció, aprendió a correr olas y conoció el valor de la libertad, junto a su familia.

Leilani no demora ni un segundo en asegurar que «crecer en el norte es lo mejor que me ha pasado» y por esto siempre estará agradecida con Mayza y Germán, sus padres. Después de cientos de viajes al norte del Perú y a Indonesia persiguiendo olas perfectas, Mayza y Germán decidieron instalarse frente al mar de Órganos y construir los bungalós Soleil, un refugio con influencia balinesa donde se respira paz. Allí, conectados con el mundo natural y al ritmo de las crecidas y las lunas llenas, Leilani, Sol y Alana, sus tres hijas, crecieron. De la misma manera que Titi empujaba a Noah, Germán y Mayza han empujado cientos de veces a Leilani y a sus hermanas. Germán dice que si tuviese que tomar de nuevo la decisión de mudarse al norte, lo haría cien veces más sin dudarlo.

3

 

Desde hace años Leilani no necesita que nadie la empuje a las olas. Ha representado al Perú en varias ocasiones. En el 2015 lideró el circuito nacional en la categoría sub 18. Hace unos meses circuló en redes la foto de una enorme ola en Máncora y una chica de piel bronceada metiendo un bottom turn con buen estilo y en el lugar indicado. Era Leilani. La ola era tres veces más grande que ella; sin embargo, ya está acostumbrada a correr olas de calidad mundial. A los diez años se metió a correr por primera vez La Vuelta de Órganos, una ola fuerte que si te descuidas, te puede mandar directo al arrecife y luego al hospital. La Vuelta se ha convertido en su ola favorita y allí ha compartido sesiones inolvidables con sus amigos de la playa. Desde entonces, su afán por experimentar olas y paisajes idílicos la ha llevado hasta California, Hawái, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Australia y una larga lista que sigue aumentando.

333

444

 

555

Con la llegada de la adolescencia, Leilani comenzó a cuidar y sacarle el jugo a su imagen. Es guapa, tiene una vida que muchas personas quisieran y miles de seguidores en Instagram, donde comparte sus experiencias viajando por el mundo haciendo lo que ama donde comparte sus experiencias alrededor del mundo, mientras hace lo que ama. Billabong la convirtió en su imagen principal en el Perú porque vive y representa su filosofía. Leilani se describe como una persona «simple y relajada, como es la vida en el norte». Allí aprendió que no se tiene que tomar algunas cosas tan en serio, «sino disfrutar de los momentos lindos que son los que importan».

Leilani ha comenzado este 2016 totalmente enfocada en competir en torneos del World Qualifying Series [WQS] en Australia con miras a hacerse de un lugar en el prestigioso Tour Mundial de Surf [World Surf League]. Ella es consciente que «cada oportunidad que se te presenta en la vida y en el mar hay que aprovecharla porque no hay vuelta atrás». Depende de Leilani si enfoca los años que vienen en tratar de ser la mejor del mundo y seguir los pasos de Sofía Mulanovich o si combina el free surfing con el modelaje al estilo de Alana Blanchard. A Leilani no le quita el sueño tomar esta decisión. Tiene pasta para ambas y su ruta está marcada por lo que la hace feliz: disfrutar cada momento al máximo, con la gente que quiere y cerca del mar.

7

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Soluciones ecológicas

Texto: Martín Hernández / Fotos: Oliver Lecca Carolina Taboada es creadora de ‘Ecologics’, una empresa ...