/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Lifestyle > Gastronomía > [AS 191]Ensaladas gigantes

[AS 191]Ensaladas gigantes

 

4

Desde su aparición hace seis meses, Sanaoria FastGood se ha convertido en el espacio predilecto de todo tipo de comensales. Situada en la calle Cantuarias, en el corazón de Miraflores, el restaurante apuesta por la tendencia mundial de la comida rápida sana o, mejor dicho, lo fast good: comer mucho, exquisito y saludable.

Por  Diego Olivas Arana/fotografía: Oliver Lecca

 

Sanaoria FastGood fue concebida hace unos años como un salad bar donde uno mismo pueda armar su ensalada, wrap o sándwich. Llegar y editar tu propio almuerzo o merienda nocturna. Por ejemplo, pedir una ensalada con base de pasta o asado, y agregarle cualquiera de los veinticinco toppings que ofrecen: quinua, lentejas, garbanzos, champiñones, tomate, queso mozzarella, entre muchos otros. Además, están los aditivos que la hacen contundente, como pollo, atún o hamburguesa vegana. Y para los que no buscan crear su propio plato, se puede escoger las ensaladas de la carta, como las populares pollo grillado, oriental o pavo. Existen alternativas veganas y vegetarianas, pero Sanaoria no se limita allí, la idea es ofrecer comida saludable para todos, degustar ensaladas de cualquier tipo y de suculenta contundencia.

 

2Además de las ensaladas, Sanaoria FastGood alberga wraps, sándwiches o repostería orgánica de gran calidad. El sándwich vegetariano, por ejemplo, lleva pan multigrano, berenjena, zucchini, espárrago verde, pimiento, queso crema, y aceite de oliva. Una de las exclusividades más apreciadas del local es la torta de chocolate: una pasta de quinua, sin harina de trigo ni gluten, con chocolate bitter orgánico y quinua tostada alrededor, libre de gluten. Natural, saludable y sabroso.

1

La experiencia que ofrece es sentirte como en casa. Sanaoria apuesta por la confianza entre el cliente y el local. Aquellos que la visitan suelen pasar entre tres a cuatro veces a la semana. Una creciente fidelidad. Existe una apacible sensación de comodidad y sencillez: uno puede servirse ilimitadas veces café en los desayunos y los refrescos diarios gracias al free refill; venir con sus amigos, colegas, padres, la novia. Sentir la familiaridad de saludar al que te sirve y conversar brevemente. Además del trato, otros elementos que fomentan la confianza y espíritu hogareño del local. Uno puede leer los libros del estante si desea, llevárselos prestados para terminarlos en casa. Al ingresar o al irte puedes coger una fruta gratis, a cambio de llevarte también un pequeño fragmento de papel que incluye la acción del día: pasar un buen rato con la familia u obsequiarle algo a tu pareja, entre otros.

Hoy en día la gente quiere comer más sano. Qué mejor que hacerlo en Sanaoria FastGood, en su atmósfera saludable y familiar, en donde si te vuelves caserito, los chicos de la barra te llamarán por tu nombre y te dirán: ¿Lo de siempre?

3

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Preparen la candela

Texto: Christian Reto El cocinero Jaime Pesaque le ha dado vida a ‘500 Grados’, una ...