/jquery.cycle.all.js
Inicio > Lifestyle > Gastronomía > Bao? A calmar el hambre

Bao? A calmar el hambre

Bocados al paso. Esta es la propuesta gastronómica de diseño urbano y aires cosmopolitas de Marcelo Wong y Javier Miyasato.

DSC_8502 copia

Se dice que no hay capital gastronómica en el mundo, como Londres, Madrid, Francia o Chicago, donde no se encuentren hoy unos baos, esos sanguchitos de origen taiwanés que resaltan por su preparación al vapor. Se trata de bocatas jugosos, de textura fresca, suave, hechos con panes al vapor, y con tantas variaciones en sus rellenos como productos dulces y salados existen. Están como aperitivos en los restaurantes cinco tenedores y también se mueven por las calles metidos en foodtrucks.

Un viaje a Hong Kong y Nueva York fue el primer paso que dieron el artista Marcelo Wong y su primo Javier Miyasato hacia la popularización en Lima de estos bocadillos que tienen dos mil años de historia. En su paso por esas dos ciudades hicieron ejercicio de memoria: su abuelo, hace ya muchos años, tenía un café en el Callao donde vendía clásicos bocaditos, papas rellenas y también siu mais y min paos. Ambos, inspirados en un concepto más urbano, algo así como los restaurantes neoyorkinos, decidieron dar el paso: se instalaron en Miraflores y hoy nos regalan un bocado de su cultura madre… que sabe bastante bien.

DSC_8520

PARA EMPEZAR

La carta empezó con cuatro variedades de baos; hoy hay doce. Asia Sur recomienda probar las propuestas clásicas, que guardan los orígenes taiwanés, japonés y chino. El Chanchibelly, el de Pollito Chicken y el Red Dragon. El primero se sirve con panceta, rabanito encurtido, maní y culantro. El segundo viene con una porción de pierna deshuesada frita, mayonesa a base de ajonjolí con notas picantes y -por qué no- más rabanito. El último tiene pollo frito laqueado con una salsa que se anuncia un picor agradable. Un bocado de uno de estos –o de cualquier otro- bastará para enamorarlo.

DSC_8595

¿MÁS CONTUNDENTE?

Los bowls de arroz son la parte más contundente de la propuesta. Están pensados para el almuerzo. Acomodan en el plato, arroz blanco, pollo frito, salsas, encurtidos, verduras, maní crocante, culantro y rabanito encurtido. Y ojo, puede cambiarse el relleno [que es similar al de los baos] en cada pedido. Javier Miyasato recomienda probar el Mix Bowl, que tiene costilla de cerdo, pollo frito crocante, hongos, salsa, encurtidos, maní, culantro y rabanito. Y el Ceviche Bowl, con yuyo frito, camote frito sobre arroz blanco, encurtidos y salsa acevichada. ¿Y para el postre? La bombita de manjar, un min pao relleno de manjar blanco y frito.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

DEPORTE COVER

Entrenamientos para el fin del mundo

Algunas disciplinas poco conocidas, pero que despiertan y afinan los sentidos hasta los límites mismos ...