/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Lifestyle > Entrevista con el orgasmo

Entrevista con el orgasmo

Pocas cosas tan buscadas y esperadas como un buen orgasmo. Hombres y mujeres se lanzan al terreno sexual para alcanzarlo. Sepa más sobre el máximo protagonista, eso que los franceses llaman la petite mort.

EL FEMENINO

Lo estuvimos esperando con ansias, pero pasaron diez, quince, treinta minutos. No había rastro de su presencia. Sin embargo, cuando estábamos a punto de retirarnos y desistir, apareció finalmente. ¿Siempre se demora tanto en llegar?

Depende del tráfico. Pero, en realidad, el tiempo para mí es relativo, lo importante es el camino que tome.

Hemos recibido quejas de mujeres a las que ha dejado plantadas. Incluso de algunas que todavía no lo conocen…

Suele ocurrir, es verdad, ¿qué le puedo decir? Sucede que la precipitación, la ansiedad, la falta de confianza y el escaso autoconocimiento del camino al placer, que es mi ruta habitual, hacen que me pierda, me retrase o no llegue nunca [algunos le dicen anorgasmia].

¿Hay varios tipos como tú?

Han corrido varios rumores de que hay orgasmos clitoridianos, vaginales, etcétera, pero yo soy uno solo. Es cierto que hay mujeres que me alcanzan únicamente con la estimulación del clítoris y otras con la penetración, pero la sensación de placer es siempre la misma.

Hablando de placer, ¿qué sabes del punto G?

¡No sabes las fiestas que hemos celebrado juntos…! Cuando le tocas el timbre, se arma la fiesta siempre. Pero hay que saber dónde lo encuentras. Mira, aquí un dato: está detrás del hueso púbico, alrededor de la uretra. Para estimularlo hay que ir a la pared frontal vaginal.

orgasmo 2

EL MASCULINO 

Nos han dicho que no tiene mucho tiempo. ¿Cuánto puede quedarse con nosotros?

Soy de carácter efímero, como un cortocircuito. Tengo entre tres y ocho segundos para entrevista.

O sea, va directo al grano.

Correcto.

¿Cómo se le convoca?

Hay quienes creen que la penetración siempre deriva en mi aparición. Y, en cierta forma, es verdad.

Pero…

Por favor, no me interrumpa. Ahora tengo que retomar la idea de nuevo, de modo que tiene ocho segundos más. Sucede que cuando hay un estímulo directo, no hay manera de revertir mi llegada. Pero también es cierto que me divierto mucho con estímulos más sutiles; ¿han oído hablar del slow sex?

¿Existe el orgasmo múltiple masculino?

Existe, aunque dicen que es un mito. El sexo tántrico ayuda mucho a conseguirlo.

¿Usted y la eyaculación van de la misma mano?

No, puedo existir perfectamente sin la eyaculación. Lo básico es darse cuenta de que tengo dos etapas: la inminencia, el cosquilleo que avisa la llegada de la eyaculación, y la inevitabilidad, en la que hay una sensación de que eyacular es un acto imposible de frenar. Una vez distinguidas es cuestión de práctica y paciencia aprender a separarlas.

¡Ya se va…!

¡Aún no me voy y ya quieren que vuelva al ruedo! Tendrán que esperarme quince minutos, por lo menos.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Soluciones ecológicas

Texto: Martín Hernández / Fotos: Oliver Lecca Carolina Taboada es creadora de ‘Ecologics’, una empresa ...