/jquery.cycle.all.js
Inicio > Lifestyle > La era del emprendimiento

La era del emprendimiento

Estamos oficialmente en la era del emprendimiento, una época interconectada de cambio tecnológico constante en la que las startups van ganando terreno frente a otros modelos empresariales. Acá, algunas experiencias de éxito peruanas.

Por: Teo Pinzás

Desde que ingresamos al nuevo milenio, las cosas han cambiado vertiginosamente. Esto aplica también para el mundo empresarial que ha experimentado, además de debacles monetarios, el reinado de la interconectividad y el surgimiento de combustibles limpios, la aparición de nuevas tendencias empresariales como la popularización de las startups, un modelo global que ya se instaló con fuerza en el Perú.

De startups y aceleradoras de emprendimientos

Una startup es una compañía emergente, pequeña y relativamente joven que está comenzando a introducirse al mercado, pero que se distingue, por ejemplo, de una bodega, un carrito salchipapero o una peluquería de barrio. ¿Por qué? Pues, en primer lugar, porque las startups, a diferencia de los negocios de subsistencia, buscan remediar problemas cuyas soluciones son poco evidentes a través de la innovación y la tecnología. En segundo lugar, porque representan un alto grado de riesgo. Y, en tercer lugar –y acaso esta sea la característica más importante de una startup–, por su increíble capacidad de crecimiento.

En la otra vereda están las aceleradoras de emprendimientos, que aprovechan aquello que los especialistas llaman un “ecosistema favorable” para la inversión en startups, algo que existe actualmente en Perú y que organizaciones como Wayra Perú y Start Up Perú (aceleradoras ambas) saben aprovechar. Alexander Gómez, Country Manager de Wayra Perú, las define como “un nuevo tipo de inversionista cuyo aporte no solo es en capital, sino también en servicios que ayudan al emprendedor a fortalecer su modelo de negocio. Típicamente, ofrecen un paquete integral de ayuda que incluye capital semilla, espacio de trabajo, red de mentores, asesores expertos en temas de emprendimiento digital, ofertas de partners, red de inversionistas, contactos, exposición en medios, etcétera”.

Wayra Perú: el caso privado

Wayra Perú es parte de Telefónica Open Future (TOF), programa que aglutina todas las iniciativas de innovación abierta del Grupo Telefónica, y funciona como su aceleradora de startups. Su finalidad es “acercar la innovación de las startups a las operadoras del Grupo Telefónica como cantera para potenciales nuevos productos y servicios innovadores para sus clientes”, puntualiza Gómez. No obstante, no ofrece su asesoramiento a cualquiera, pues existen requisitos para que un emprendimiento pueda ser parte de Wayra, como ser una startup tecnológica e innovadora con alto potencial de crecimiento, ser exportable y capaz de resolver problemas importantes, o contar con un producto, clientes y un equipo multidisciplinario y experimentado. Si la empresa cumple con esos requisitos, puede postular. Y vaya que a algunas startups les ha resultado.

Un gran ejemplo de éxito es Cinepapaya. Fundada por Manuel Olguín, Inma Cañadas y Gary Urteaga en 2012, “nació para mejorar la experiencia de cine del usuario y como solución de venta online para los cines afiliados”, precisa Inma Cañadas, Chief Marketing Officer de la empresa. Se trata de una plataforma de venta de entradas al cine por Internet y dispositivos móviles que ha hecho innecesario ir a los establecimientos para adquirirlas, pues permite “comprar con antelación, escoger el asiento e incluso comprar los combos para evitar colas”. Elegida entre 1756 emprendimientos, alcanzó con el apoyo de Wayra Perú un crecimiento espectacular. Actualmente, se han “posicionado en Latinoamérica como la mejor experiencia de compra de entradas de cine”, señala Cañadas, y ya están en toda la región, con cerca de 3.5 millones de tickets vendidos el año pasado y un crecimiento de más del 300% con respecto a 2015. Y acaban de ser comprados por la corporación estadounidense Fandango. Mejor imposible.

IMG_4489 RET_cinepapaya

Otro caso exitoso es PortalBus. Mientras recorría el norte del país en busca de olas, el surfer francés Carol Riboud tuvo la idea de implementar una plataforma digital de compra de pasajes de bus que permitiera al usuario comparar precios. Un año después, PortalBus nacía oficialmente como un pequeño emprendimiento “que buscaba innovar en un mercado donde las empresas operaban de manera informal o carecían de un modelo de negocio”, comenta Hassan Bourgi, gerente general y cofundador de la empresa. En 2014 se unió a Wayra con un financiamiento de  US$ 50 000 y acceso a un espacio de trabajo, con lo que PortalBus creció considerablemente, siendo adquirida por la empresa india redBus, la más grande del mundo en el rubro de la venta de tickets de bus. Para este año, esperan crecer 300% y alcanzar los 600 000 pasajes vendidos.

imagen_home2_busportal RET

Start Up Perú: la contraparte estatal

Liderada por el Ministerio de la Producción, Start Up Perú es una iniciativa estatal que “tiene por objetivo promover el surgimiento y consolidación de nuevas empresas peruanas que ofrezcan productos y servicios innovadores, con alto contenido tecnológico” y con proyección a mercados internacionales, según indica su portal web. Innovación y tecnología son nuevamente los puntos axiales sobre los que se elige a los emprendimientos que serán acelerados, bajo la premisa de que es necesario convertir el tejido empresarial del país en “uno donde los nuevos emprendimientos no sean solo de subsistencia”, ofreciendo servicios de incubación, aceleración y diferentes líneas de financiamiento. Tras cinco años de existencia, es claro que vienen cumpliendo su función.

Una de sus startups estrella es Medical Innovation and Technology (MI&T), fundada en 2013 por Benjamín Castañeda, Walter Sifuentes y Javier Chang, tres ingenieros electrónicos de la PUCP. En palabras de Castañeda, CEO de la empresa, se dedican a desarrollar “soluciones de telemedicina y sistemas para conectar centros de salud, lo que permite atender más y mejor a los pacientes”, especialmente a las poblaciones rurales, para las que han diseñado el primer sistema mundial de telecografía rural, un invento importantísimo en un país como el nuestro, donde hay un médico por cada 1000 pobladores rurales. Gracias a Start Up Perú, MI&T mejoró su interacción con el mercado, su estrategia de marketing y cuadruplicó su personal.

Lo mismo se puede decir de Foodbox, startup fundada por Michael Moldauer y Aurelien Cartal en 2015. En consonancia con estos tiempos de furor culinario, ellos proponen devolver la cocina a los hogares jóvenes, normalmente consumidores de fast food. Consiste, básicamente, en un meal kit con instrucciones e ingredientes saludables que te llega a casa para que cocines con quienes más quieres. “Nuestro sistema consiste en enviar siempre lo justo y necesario para cada receta, de esta forma ya no se generan desperdicios alimenticios pues no sobra nada. Además, donamos una porción al Banco de Alimentos por cada porción que vendemos”, nos cuenta Moldauer, su gerente general. Gracias al apoyo de UTEC Ventures –que trabaja en pared con Start Up Perú–, han lanzado este año el Foodboox Daily, un paquete alimenticio semanal, y proyectan comenzar operaciones en países vecinos desde octubre.

Bodegon oficial RET_Foodbox

También está SANAmákina, empresa de Kristina Veleva que, en palabras de Antonio Ramírez, su gerente comercial, busca “mejorar la alimentación de las personas llevando alimentos saludables a empresas, clínicas, universidades, etcétera”. En 2012 instaló la primera máquina expendedora de alimentos saludables en el colegio San Jorge de Monterrico, y hoy tiene más de 300 por todo Lima. El cambio provino justamente del apoyo que, en 2013, le proporcionó Start Up Perú: S/. 137 000 para impulsar el negocio. Para este año, la meta es llegar a provincias, y para 2018 a Colombia, Ecuador y Chile.

Hay, hermanos, muchísimo que hacer

Es innegable que el modelo de las startups representa actualmente la oportunidad de materializar sueños para los peruanos emprendedores. Nuestra realidad nacional, llena de carencias y problemas, es sin duda terreno fértil para que las mentes creativas e inquietas confabulen. Así que, si eres una persona con ideas, apunta la placa y ponte manos a la obra, tal vez el modelo startup sea la vía adecuada para que tu idea innovadora se materialice, comience a cambiar tu vida y contribuya a mejorar el mundo.

 

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Huambra: el nuevo delivery de comida de la selva en Lima

El 2020 ha sido un año bastante atípico para todos. Un año que definitivamente ha ...