/jquery.cycle.all.js
Inicio > Lifestyle > Deporte > Fiorella Conroy-La polideportista

Fiorella Conroy-La polideportista

1

Aprendió a surfear sin la ayuda de un entrenador. Participó en torneos de downhill sobre un longboard sin haber descendido nunca antes por una pista. Una lesión en el pie no fue un impedimento para que se subiera a un ring de muay thai. ¿Cómo entiende el deporte una mujer que nunca se detiene?

Por Daniel Robles Chian Fotografías de Mauricio Gil Ballón

2

 

En el circuito del Morro Solar, en Chorrillos, se disputaba una fecha del Sudamericano 2013 de Downhill y Fiorella Conroy descendía sobre una longboard a más de 60 kilómetros por hora. A pocos metros, le seguía su rival, el norteamericano James Kelly, uno de los mejores deportistas de esta disciplina en el mundo. Ella estaba más concentrada en grabar con una GoPro todos los movimientos de Kelly (su ídolo) que en eliminarlo y ganar la llave. Fue un placer efímero. Conroy tardó demasiado en doblar una curva: su tabla se desequilibró y su pierna impactó contra los bordes del circuito: «Pensé que me había roto el pie». Sufrió un esguince en su pie izquierdo, pero su dolor no solo fue físico, sino sobre todo anímico: tuvo que suspender su participación en la fecha mundial de Colombia que se iba a disputar la semana siguiente. A las tres semanas, ya estaba de vuelta sobre su longboard, pero cada vez que doblaba su pie durante los giros y maniobras, el dolor reaparecía. Para otros deportistas, este hecho hubiera significado una frustración, el fin de una carrera, y los hubiera conducido a colgar la madera y el casco para siempre. Sin embargo, Conroy siempre tuvo una concepción distinta del deporte: «Me gusta competir y ganar, aunque no estoy obsesionada con ser la mejor. Quiero divertirme en el deporte, y eso significa probar diversas disciplinas y no cerrarme en una sola actividad».

Mientras se recuperaba, empezó a liberar su energía practicando muay thai, sin dejar de lado el longboard. Su rutina consistía en golpes, patadas y rodillazos en el ring. En el 2014, participó en el circuito de Tarma y del Morro Solar. Alcanzó el puesto 29 del ranking mundial femenino de la Federación Internacional de Downhill. Pese a que no había entrenando como antes del esguince, su reacción para maniobrar en una ladera cuesta abajo se mantenía intacta.

Fiorella experimentó con el deporte desde pequeña. En el balneario de Pacasmayo, donde creció junto a su abuela, aprendió a surfear sin la ayuda de un entrenador. Rechazó las clases gratuitas que una academia le ofrecía. A los 18 años, ya instalada en Lima, descubrió el longboard, pero aún no conocía el downhill. Cuando unos amigos la animaron a que participase en su primer torneo de downhill, en La Herradura, ella nunca había descendido ninguna pendiente. Un par de pruebas antes de la competencia oficial bastaron para que Conroy sintiera la confianza

suficiente y descendiera por la pista como si su cuerpo fuera una flecha. Su espíritu de libertad la llevó a practicar otros deportes sobre cuatro ruedas.

4

La adrenalina de bajar una pendiente era igual de desafiante que entrar a una poza sobre un skate (más pequeño que un longboard). Bailar avanzando y retrocediendo sobre la tabla podía ser tan divertido como realizar paddle skate (una modalidad con cinco ruedas: las cuatro del skate más la del remo). Más que trucos esquemáticos, prefería la libertad de moverse por las calles con cualquiera de los ocho distintos modelos de tabla que todavía conserva. «Entrar a una poza y fluir con el skate, subiendo y bajando por las paredes, me hace sentir como si estuviera surfeando una ola», dice Conroy.

Al poco tiempo, su curiosidad deportiva la llevó al cuadrilátero. Antes que el boxeo —limitado al empleo de los puños—, optó por el muay thai. Durante el año y medio que lo lleva practicando, ha aprendido que, al igual que en las curvas del downhill, ya no hay vuelta atrás una vez que está sobre el ring. Si hay algo que la caracteriza, es su flexibilidad para adaptarse a cualquier cancha.

Fiorella Conroy lleva tatuado el signo de igualdad en uno de sus brazos. «Cuando comencé, era una de las pocas chicas que practicaba downhill. Las categorías de varones tenían prioridad y, en algunos casos, los jueces no tomaban en cuenta mis reclamos por el simple hecho de ser mujer». Ahora, a sus 24 años, la también publicista busca difundir este deporte entre las chicas. En su pierna izquierda, donde sufrió la lesión, también hay un tatuaje de estrella: «Son un símbolo de inmensidad: casi nunca se apagan. La vida es algo similar: hay que intentar brillar por uno mismo a pesar de los momentos difíciles», reflexiona Conroy.

Cuando comenzó a practicar muay thai, no le importó empezar de cero luego de haberse hecho un nombre en el downhill y en el free ride. Entrena cinco veces a la semana. «No me gusta dejar de hacer deporte un solo día. Me relaja, me tranquiliza. Incluso todo el contacto que realizo en el muay thai es una experiencia purificante», dice Fiorella Conroy. En el futuro, planea viajar a Tailandia y aprender la filosofía de ese arte marcial. El deporte es su norte a seguir.

3

Estilismo: Karla Schwartzmann

Producción: Kathia Rosas

Make up: Sandy Frydman

Foto 1: Visera de Official Gala | Body de Inmaculada | Short de Emma Bellini. Todo de Fascino La Galería

Foto 2: Short & Correa de Cocó Jolie | Top de Amaranta. Todo de Fascino La Galería

Foto 3: Falda y Top de Fiu Fiu

Comentarios

comentarios

Notas de interés

APUY2509

Evento adidas Ultra Boost X – Carrera Lima Te Reta

Adidas reunió a más de 200 competidoras en la carrera Lima Te Reta, donde las ...