/jquery.cycle.all.js
Inicio > Lifestyle > Moda por una causa

Moda por una causa

Comprar y desechar es una conducta a la que nos hemos acostumbrado sin detenernos a pensar en lo que ocasiona al planeta. La solución a este problema está en nuestras manos.

elegida

Por:  FASHADDICTI / Carolina Braedt

Actualmente el valor de la moda se está adecuando a un movimiento veloz, de carácter fuerte pero demasiado volátil. No hay quien compre una prenda para que dure más de un par de años. Todo es desechable, para esta temporada y luego «ya fue». Pero, acaso, ¿nos hemos concientizado sobre el impacto social y ambiental que este nuevo comportamiento hacia la moda está causando? La industria de la moda mueve miles de millones de dólares, pero es considerada también una de las industrias más contaminantes. Y no solo eso, es también fuertemente cuestionada por derechos laborales y explotación infantil.

Uno de los hechos que puso al descubierto esta triste realidad, fue el derrumbe de una fábrica en Bangladesh con más de mil muertos en 2013. Se descubrió que la industria de la moda esta basada en talleres ilegales y con ninguna seguridad para sus trabajadores; teniendo entre ellos a una gran cantidad de niños que confeccionaban prendas para grandes marcas.

CAROLINA 2

Pero también está la contaminación de las fábricas de prendas, quienes utilizan grandes cantidades de agua, pesticidas en la producción de algodón y químicos tóxicos usados en los teñidos que son sumamente nocivos para el medio ambiente. Y la lista es larga. ¿Qué hacemos? Poner en práctica las tres R: reducir, reutilizar y reciclar. Debemos reducir el consumo y el ciclo nocivo de la moda. Comprar menos ropa y de mejor calidad; y, si se puede, apoyar a las organizaciones con certificados orgánicos y de fair trade. Para reutilizar podemos comenzar con darle más vida a nuestras prendas, lavarlas menos, aprender a combinarlas de varias maneras para que nos sirvan en muchas ocasiones, etcétera. Y por último, reciclar. Una vez que tu polo esté muy gastado, úsalo de pijama. Una chompa antigua puede convertirse en una funda de almohada, o también donar la ropa a quien más la necesite.

Hay miles de maneras de parar este ciclo nocivo de la moda, cada iniciativa cuenta. Y todos debemos poner nuestro granito de arena. Está en nuestras manos.

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

DEPORTE COVER

Entrenamientos para el fin del mundo

Algunas disciplinas poco conocidas, pero que despiertan y afinan los sentidos hasta los límites mismos ...