/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Personajes > Locales > Jair Yesquén Aspíllaga, el señor de los caballos

Jair Yesquén Aspíllaga, el señor de los caballos

Conoce la historia del hombre que le hizo una promesa a su primer caballo y se terminó volviendo director de la Academia Ecuestre Peruana en Pachacamac.

Texto: Joaquín Salas / Fotos: Augusto Escribens

Le habían puesto de nombre Nevado Coropuna, como el indomable nevado arequipeño, más de seis mil metros de altura, reto a muerte para cualquier montañista, tercero más grande del país, laberinto de roca y nieve donde algunos se perdieron y la pasaron mal. No le habían puesto así gratuitamente, fue por su personalidad malgeniada. Era un caballo blanco, lomo color nieve, terco y chúcaro. Peligroso para un principiante.

Nevado Coropuna fue el primer caballo que Jair Yesquén montó en su vida. Aquella experiencia fue un regalo: el 30 de junio de 2003 cumplía veintitrés años. Y como una hermosa pesadilla, ese domingo fue inolvidable y triste.

Jair-Yesquen-Aspillaga1

 

«Nevado Coropuna era el más bravo de la caballería de la Escuela Militar de Chorrillos, pero yo no lo sabía. Era la primera vez que me tocaba hacer entrenamiento en exteriores. A cada cadete le tocó un caballo, y a mí me tocó
un animal malgeniado que nadie quería montar. Yo no lo sabía. Cuando íbamos a iniciar el galope rumbo a la Quebrada Cruz de Hueso, en el kilómetro cuarenta y cinco de la Panamericana Sur, a la altura de la curva de Chorrillos, el caballo de un compañero le mordió la oreja a mi caballo. Y así comienza esta historia», relata Jair Yesquén, recordando el día en que inició la aventura a caballo.

El caballo corrió despavorido por la carretera de Villa con Jair al lomo, quien lo intentaba controlar sin éxito y temiendo lo peor: que cruzara al otro lado de la carretera, donde los autos volvían del sur, también corriendo, y en contra. Cuando el caballo finalmente lo hizo, tropezó. Volaron juntos y cayeron. Con suerte, ningún carro pasó en ese momento. En vez de calmarse, Nevado Coropuna volvió a emprender la marcha aún más asustado, con una de las manos de Jair todavía enredada en las riendas. Finalmente el caballo quedó libre y siguió corriendo. Cuando Jair pudo recuperar a Nevado Coropuna, recibió instrucciones de continuar el viaje cuarenta y cinco kilómetros al sur. Se volvió a montar en el caballo y retomaron el camino.

Jair-Yesquen-Aspillaga2

 

El entrenamiento duró una semana, y cuando tocó volver, Nevado Coropuna no podía ser montado. Seguía lesionado desde la caída, había empeorado. Jair y su caballo herido tuvieron que regresar a pie hasta Lima, una imagen triste al lado de la carretera, como la pregunta que rondaba por la cabeza del jinete novato: «¿Cómo he podido llevar a este caballo, que era tan salvaje, a ser un animal que con las justas puede caminar?».

Una semana después sacrificaron al caballo. «Me sentí culpable, cuando vi a Nevado Coropuna muerto fui a abrazarlo. Lloré. Le prometí que aprendería a cabalgar, le prometí que no volvería a matar a un caballo», recuerda Jair con la voz a punto de quebrarse.

Jair-Yesquen-Aspillaga3
El tiempo demostró que Jair cumplió su promesa. Se graduó como maestro de equitación y comenzaron a llegar los logros. Fue dos veces campeón nacional militar por equipos, invitado por la Federación Ecuestre Internacional a un curso en Argentina para ser coaching FEI de primer nivel, fue delegado de adiestramiento para los Juegos Bolivarianos 2009, en Bolivia, de donde trajeron medallas de bronce. De entre sus alumnos han salido campeones. Y ha sido invitado a ser juez principal en competencias internacionales en Chile y Ecuador.

Hoy, desde Pachacamac, y como director de la Academia Ecuestre Peruana, le preguntamos si alguna vez le puso Nevado Coropuna a alguno de sus caballos, en homenaje al primero que montó en su vida, el animal con el que comenzó toda esta historia. «No, nunca. Debe ser porque nunca he vuelto a tener un caballo blanco. Pero eso fue lo que marcó mi vida, lo que hizo que me dedique a los caballos»

 

Jair-Yesquen-Aspillaga4

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Reina de Corazones

Texto: Lucía Espinoza / Fotos: Oliver Lecca Tabata Fernandez-Concha es actriz y productora general en ...