/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Personajes > Lima business > Donde las papas queman

Donde las papas queman

Ignacio Barrios, chef y fundador del espacio gastronómico participativo Urban Kitchen, habla acerca de la cocina –más que como un espacio- como una situación donde una empresa puede poner a prueba las destrezas de su equipo fuera del ambiente laboral.

La gastronomía puede servirle a una empresa para evaluar, potenciar o descubrir las fortalezas y debilidades de un grupo, afirma. Utilizar este espacio y momento permite ver, de forma natural, el desenvolvimiento de un grupo humano. «Y la cocina tiene la ventaja de no ser ajena. Por más que alguien no cocine, esta no es un bicho raro. Todos tienen una cocina en su casa». Allí se logran ver virtudes como el liderazgo y la capacidad de reaccionar ante una situación que no se ve en el día a día en la oficina, agrega Ignacio. Se pone a los participantes allí, donde las papas queman.

La cocina es un lugar donde las jerarquías empresariales quedan a un lado, comenta: estas pueden reordenarse. Aquellos que recibían órdenes pueden terminar dándolas. Todo dependerá ya de las habilidades culinarias que tenga cada miembro del equipo. Y hasta es posible impulsar a algunos miembros más que a otros con el fin de volverlos protagonistas, ver su performance, e indirectamente se fomenta también una cultura de respeto basada en la horizontalidad. Todos deberían tener la posibilidad de estar a la batuta. «Hay capacidades que tiene una persona casi de forma inherente, pero que estas no afloran porque su día a día no se lo exige», agrega el chef. ¿Por qué no crear situaciones donde se ponga eso a prueba? Para Ignacio es importante la creación de nuevas actividades que permitan poner en vitrina habilidades o debilidades de quienes confirman una empresa, así como también de nuevas formas de reforzar sus vínculos. Es necesario darle la oportunidad a las empresas de que escojan nuevos servicios. Después de todo, es en pro de la creación de un mejor vínculo entre sus miembros, acota. «Una empresa que no piensa en sus empleados como uno de sus principales activos, está equivocada. Ya pasó el tiempo donde el empleado le tiene miedo al jefe. Hay cada vez más industria, más comercio, y con esas mejoras hay también más oportunidades. Uno tiene que entender que los negocios ya no están compuestos por puestos estáticos. Hay que pensar que las capacidades que tienen los empleados son las que al final hacen que una empresa se desarrolle. No solo se trata de pagar más. El factor humano es clave en más del 90% en una empresa. Si una compañía no cuida su personal, no lo desarrolla, no ve dónde están sus debilidades a mejorar o fortalezas a aprovechar, esta está muerta».

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Conductor con cancha

Michael Succar es conductor de ‘El Show de Goles’ y deportista por naturaleza. Próximo a ...