/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Personajes > Locales > Nuevos aires en San Isidro

Nuevos aires en San Isidro

A seis meses de iniciada su gestión conversamos con Manuel Velarde, alcalde de San Isidro, para que nos dé un balance de sus primeros logros y metas. Hasta el momento asegura que su principal reto es devolver el distrito a la gente.

Texto: Gabriela Ramos / Fotos: Augusto Escribens

 

Desde que ganó las elecciones para la alcaldía de San Isidro, Manuel Velarde no ha perdido la costumbre de ir en bicicleta a donde sea. Antes su ‘bici’ era la única en el estacionamiento de la municipalidad, ahora al menos una docena la rodean. Pero no solo eso está cambiando en el distrito; en lo que va de su gestión se ha implementado al menos una decena de nuevos programas, políticas y eventos. Veamos qué sigue.

¿Cómo han sido los primeros seis meses de su gestión?

De mucha actividad. Desde un punto de vista institucional, hemos puesto orden administrativo. Pero también, por otro lado, hemos implementado una serie de planes y proyectos para el distrito como ciudad y para el vecino como ciudadano. Siempre se tiene que trabajar mucho más, pero ya estamos marcando ciertos hitos en nuestra gestión en el entorno de Lima Metropolitana, donde damos claras señas de hacia dónde estamos yendo.

¿Cuáles han sido las grandes apuestas de esta primera etapa?

Hemos desplegado una serie de políticas públicas que tienen que ver con la cultura, con el medio ambiente, con apuntar hacia un distrito sostenible. Uno de los temas medulares de la gestión es conectar al vecino con el espacio público, pero también mandamos señales de otras características.

¿A qué se refiere?

Por ejemplo, el ecomarket que realizamos todos los domingos en Miguel Dasso. Para nosotros es un evento familiar y comunitario, pero también tiene implicancias más grandes, como el rediseño urbano, porque cerramos las calles. De lunes a viernes, Dasso parece un estacionamiento público, y los domingos cambia completamente. Tenemos reacciones positivas, como las de los vecinos que nos piden que cerremos para siempre el tránsito vehicular de la calle.

IMG_2504 RET

Teniendo en cuenta que Dasso es una arteria vehicular en el distrito, ¿ese escenario sería posible?

Eventualmente sí. Miguel Dasso está en un periodo de transición. Tenemos que entender que las ciudades son para las personas, y aquí hemos estado viviendo al revés. Hemos dado mucha prioridad al automóvil y todo lo que sucede alrededor de él. Nuestras políticas apuntan a que los espacios públicos son para las personas, para la comunidad.

¿Y qué pasa con los que trabajan en el distrito? ¿Sus políticas también apuntan hacia ellos?

Lo que sucede de lunes a viernes es una distorsión de la vida común. Lo que genera la rutina laboral no solo se observa en términos de tráfico y congestión, sino también de explotación del espacio público. Hay espacios que a las siete de la noche mueren. Hay un reto de reactivarlos y reconquistarlos.

¿Cuáles, por ejemplo?

Tú vienes un sábado o domingo a Las Begonias y está muerto. Hay una ciudad de día, pero no hay una ciudad de noche. A nosotros nos interesa que vivamos en una ciudad siempre.

¿Qué tan rentable es apostar por este tipo de temas?

Bastante, porque con esta visión conducimos todas las actividades del rubro que sea.

IMG_4749 RET

¿No se descuidan otros aspectos?

Al contrario, seguimos trabajando los temas de movilidad sostenible. Para eso estamos implementando un programa de ciclovías. Además estamos haciendo doscientos cincuenta puntos de estacionamiento para bicicletas, cuando antes había diez en todo el distrito. También estamos en el proceso del sistema público de bicicletas integrado en San Isidro, Miraflores y San Borja.

¿Cuándo entraría en vigencia este sistema?

Estamos apuntando a 2016. Lo importante es que se crea una interconectividad entre todos los sistemas. Si quieres venir a San Isidro, puedes bajarte en el Metropolitano, alquilas tu bicicleta en la estación y llegas al punto que quieras ir. Es una cosa gradual; no es que queramos que de ahora en adelante todo el mundo ande en bicicleta.

Pero una de las principales críticas en las redes sociales a su gestión es la reducción de estacionamientos vehiculares a favor de las ciclovías…

En este proceso, todos nos tenemos que adaptar, y unos lo hacen más rápido que otros. Pero las ciclovías son positivas porque tienen efectos secundarios. Por ejemplo, cuando se implementa una, se reducen los carriles para el automóvil. En términos prácticos, eso significa reducción de velocidad y mayor seguridad. También hemos puesto terrazas públicas para dar a las personas un mayor espacio, en vez de un estacionamiento.

[LEE LA ENTREVISTA COMPLETA EN NUESTRA ÚLTIMA EDICIÓN]

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Reina de Corazones

Texto: Lucía Espinoza / Fotos: Oliver Lecca Tabata Fernandez-Concha es actriz y productora general en ...