/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Personajes > Golpe Avisa

Golpe Avisa

Aldo Mariátegui reniega de la izquierda y de su abuelo José Carlos en El Octavo Ensayo [Editorial Planeta], libro que despertó, sobre todo, la furia de sus detractores. En esta entrevista habla sobre el poder, sus enemigos y la temporada electoral que se aproxima.

4

Mil novecientos ochenta y nueve. Aldo Mariátegui, con veinticinco años en ese entonces, acompañaba a su compañero de piso, un estudiante de derecho desmotivado, a matricularse en una escuela de cocina de Madrid. Días antes, el joven periodista y unos amigos, reunidos en una mesa, habían convencido al futuro abogado a abandonar la carrera, ocultarle la decisión a su padre y acoger a su madre como cómplice para que costee sus estudios de cocina. La primera pregunta que Mariátegui responde, trata sobre aquel muchacho que se volvió chef.

¿Gastón Acurio sería un buen presidente de la República?

Si algo ha demostrado Gastón es que ha generado una organización muy grande delegando responsabilidades, y ser presidente de la República es ser una especie de capitán de equipo. No sé si tendría la muñeca para enfrentar ‘baguazos’ y temas por el estilo, no sé si ese temple tan duro que se necesita lo pueda tener Gastón. Para mí, él es un poco ‘caviarón’.

¿Por quién no votarías estas elecciones presidenciales?

Por Acuña, me parece que es la informalidad al máximo. Pero entre la izquierda y Acuña, votaría por Acuña.

Algo se debería rescatar de la izquierda.

En el Perú no hay nada que rescatar de la izquierda. Solo sirve para joder.

En los años setenta, Alberto Flores Galindo [historiador] dice en una nota titulada “El octavo ensayo”, como tu libro, que el problema del Perú es la falta de esperanza.

Los años setentas fueron años muy crispados, con una dictadura militar monocorde. Yo me imagino que eso se reflejaba en la situación del peruano. Además, fue el momento en el que la izquierda estaba en su apogeo, lamentablemente.

Políticamente hablando, ¿los peruanos tenemos esperanzas?

Los políticos reflejan lo que es el país. No creamos que el Perú va a ser una democracia helvética, ni suiza. No lo será así hasta que los niveles de educación sean muchos más altos, ni hasta que el voto sea voluntario. Mientras esas dos cosas no cambien, vamos a elegir lo que decida el 25% de gente en la cola el mismo día. Y vamos a tener a Acuñas, por ejemplo.

En qué momento dijiste «mi abuelo está equivocado, este no es el camino».

No hubo un momento seminal. Tampoco es que yo tenga una imagen negativa de mi abuelo; tengo cierta admiración por José Carlos, pero nunca coincidí con sus ideas.

¿Qué pasa si tu nieto te sale de izquierda?

Ese es su problema.

El periodismo te ha dado más amigos que enemigos, ¿o viceversa?

Los amigos siempre son los de siempre. En el medio los amigos de verdad son muy pocos, suele ser un medio bien malévolo.

Pero fue en tu condición de periodista que conociste a Madeleine Osterling, tu novia.

La conocí curiosamente durante la campaña, en una conversación. Beto ha dicho que se descubrió que yo tenía corazón, pero ni que fuera Terminator. Muy exagerado.

¿Lees a los enemigos?

primeros diarios que abro son La República y La Primera. Los veo como el entomólogo ve al alacrán, con frialdad. A veces ponen cosas en el Twitter que se pasan de hirientes, pero uno se va acostumbrando. En el Twitter la gente es muy malévola y cobarde. Hay un miserable que se llama @angelito606, es particularmente miserable. La gente tira la piedra y huye.

¿Leíste la nota de El Panfleto en la que tenías un hijo que viajaba en el tiempo para matar a Juan Velasco Alvarado?

Sí, pero no debería tirarse abajo solo a Velasco, ¿no? Hubiera sido ideal tirarse a Velasco, Abimael Guzmán, Manuel Pardo y Manuel Ignacio Prado. Te tiras a esos dos últimos y no hubiera habido guerra con Chile. La lista es larga, pero esos cuatro son un buen comienzo.

¿Siempre das la contra?

No.

5

¿Con quién te subirías a un ring de box?

Con Nelson Manrique, me encantaría.

¿El poder nubla a los políticos?

Bastante. Tú conoces a los congresistas cuando recién entran y tres meses después son otras personas. No todos, pero muchos se ponen insoportables.

¿El poder nubla a los periodistas?

¡Uf, mira a Rosa María Palacios! Es el mejor ejemplo.

Te lo pregunto porque eres uno de los periodistas de mayor influencia en el país… ¿te ha nublado el poder?

No, yo tengo los pies bien puestos sobre la tierra.

Dijiste alguna vez: «el peruano vota por la pendejada».

Es parte de la anticultura y los antivalores que tenemos. La pendejada en el Perú es un valor. Ahora votan por el que baila mejor. ¿Te imaginas a Haya de la Torre en Combate? ¿A Belaunde cantando en un reality?

¿Cuál fue el último gran político peruano?

Pedro Beltrán me parecía brillante. Fue un buen periodista y buen político. El único que tuvo las ideas bien claras en el Perú fue Beltrán, es un gran referente.

¿A favor o en contra de la pena de muerte?

A favor, completamente. Creo que hay algunos individuos que no deberían estar en la faz de la Tierra.

A favor o en contra del matrimonio gay.

Totalmente a favor. Si quieren meterse en ese problema, es tema de ellos.

¿Es un problema?

No. Ahora, una advertencia, el matrimonio gay en España es el matrimonio donde más divorcios hay. También estoy de acuerdo con que puedan adoptar niños.

A favor o en contra del aborto.

Yo creo que el niño está formado una vez que hay un intercambio genético, es cargarte a un inocente que no tuvo la culpa de nada, me causa un poco de resquemor.

Duele rectificarse por alguna portada o columna…

Lo he tenido que hacer. Como esa vez que patiné cuando publiqué la portada de la camioneta de [Susana] Villarán. Rectificarse es parte de la chamba. No eres perfecto, también te puedes equivocar.

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Conductor con cancha

Michael Succar es conductor de ‘El Show de Goles’ y deportista por naturaleza. Próximo a ...