/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Personajes > Editor invitado > Josefina Barrón en su punto

Josefina Barrón en su punto

La escritora, periodista y apoderada de la plaza de toros de Acho cree que Lima, según los ojos con los que se la mire, puede ser la urbe de Un mundo para Julius, así como también la de Los gallinazos sin plumas. Su gusto por los contrastes y su innato sentido de la curiosidad la han convertido en una experta conocedora de la ciudad, la cual disfruta desde Chorrillos hasta el Rímac.  

Cuando Josefina Barrón escribía el último libro de gran formato que publicó [Ancón, toda la vida], se dijo que tenía que tomarse un descanso. Por lo menos quería un año libre para relajarse y estudiar diseño de modas, un pendiente que tiene desde hace algún tiempo. A una semana de haberse preparado para revivir épocas universitarias, la llamaron para embarcarse en la tarea de escribir un libro; dos semanas después volvieron a llamarla para que escribiera otro. «Me fregaron porque los dos proyectos me gustaron mucho», explica entre risas. No puede revelar de qué tratarán esos dos libros, pero sí que trabaja en un tercer proyecto sobre foodporn o comida y pornografía.

Josefina Barrón

Dejar nuevamente pendiente el diseño de modas no es más que la constatación de que Josefina no suele detenerse. «Nunca dejo de trabajar, nunca dejo de hacer cosas», dice resignadamente feliz. A sus 46 años ha escrito más de quince libros y desde hace tres años tiene una columna en El Comercio, en la que uno de sus temas principales es Lima. «Tienes que detenerte y mirar de otra manera la ciudad para escribir sobre ella —comenta—. Así comencé a indagar, a bucear más y a descubrir una cantidad de historias que me reenamoraron de Lima».

Josefina Barrón biblioteca

Atravesar la ciudad para visitar el Teatro Municipal en la camioneta familiar es uno de sus tantos recuerdos infantiles que conserva, pero hoy que su mirada se ha expandido y su curiosidad se mantiene intacta, Josefina ve Lima y la disfruta de sur a norte. Considera al Morro Solar de Chorrillos una joya que trata de visitar con frecuencia, piensa que los limeños deberían ver nuevamente hacia el cerro San Cristóbal y revalorarlo, y cree que es urgente recuperar el río Rímac y librarlo de la basura que lo abunda. Si los porteños de Buenos Aires se enorgullecen del Río de la Plata y los parisinos del Sena, ¿por qué los limeños no habrían de hinchar el pecho por el Rímac? «Este era un río en el que abundaban los camarones hace 300 o 400 años, de ahí nos alimentábamos y ahí hemos nacido como ciudad», explica. Recuperar la naturaleza del Rímac, según Josefina, es posible. Solo entonces la vera al lado de este se podría usar para sembrar, para caminar, para tomarse un trago, para disfrutar. Cuándo y cómo ocurrirá, es un misterio, pero de que Josefina será la primera que lo aclame, de eso damos fe.

Josefina Barrón cosas

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Reina de Corazones

Texto: Lucía Espinoza / Fotos: Oliver Lecca Tabata Fernandez-Concha es actriz y productora general en ...