/jquery.cycle.all.js
Campaña Adidas BURST
Inicio > Personajes > Internacionales > El hombre detrás de la iglesia verde

El hombre detrás de la iglesia verde

A los 10 años, Barry Cox soñaba con ser Papa. Varias décadas después, ese sueño infantil no se ha cumplido, pero no está tan lejos como parece. Este habitante de Ohuapapo, Nueva Zelanda, volcó su pasión eclesiástica en un hermoso jardín de 12 mil metros cuadrados.

En ese terreno, aún sin saber poco o nada sobre arquitectura, arboricultura o, al menos, jardinería, Barry levantó una catedral hecha, exclusivamente, a base de vegetación. Para ello ha plantado cerca de 4mil árboles [la mayor parte de ellos, rescatados].

tree church 1

Desde varios años, Barry Cox maneja Treelocations, un original negocio que consiste, básicamente, en transportar árboles desde la raíz a través de una maquinaria especial hacia una zona limpia, donde adquieren una nueva vida y se salvan de ser derribados.  «La gente sabe cuánto amo los árboles, entonces me llaman cuando hay algunos que están por ser podados o removidos. Lo que yo hago es tratar de rescatarlos», señala.

Este amante de la vegetación replanta los árboles en su propiedad de Ohuapapo en Waikato, Nueva Zelanda, pero un día tuvo una visión que hizo cambiar su perspectiva. «Desperté y caminé afuera de mi puerta y pensé: ‘este espacio necesita una iglesia’. Y así empecé».

En 2011, Barry se embarcó en este proyecto que duró cuatro años pero que aparenta muchos más por el crecimiento de los árboles. Lo primero que hizo, en abril, fue limpiar el área y construir una estructura adecuada gracias al estudio e investigación que había hecho varios años atrás con su pasión por las iglesias. «Apunté a que el techo y las paredes sean muy diferentes, para poner en relieve las proporciones», señala.

tree church 2

Barry abrió la iglesia oficialmente al público en enero de este año, pero ese no era el plan inicial. «Yo solo quería hacer la iglesia para mi propia apreciación, pero cuando mi sobrino me preguntó si podía casarse aquí, no pude negarme».

Afortunadamente, esa experiencia lo hizo cambiar de parecer y entender que la maravilla que había construido debía ser apreciada por otros ojos. Ahora es posible visitar las instalaciones por un pago módico e incluso alquilar el espacio para matrimonios, fiestas y eventos, siempre y cuando, claro está, haya un compromiso de cuidar cada árbol como lo haría el mismo Barry.

31_MERCURY_TREE_CHURCH_06.JPG

 

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Reina de Corazones

Texto: Lucía Espinoza / Fotos: Oliver Lecca Tabata Fernandez-Concha es actriz y productora general en ...