/jquery.cycle.all.js
Inicio > Personajes > Retroceder nunca

Retroceder nunca

Es 17 veces campeona mundial en diversas disciplinas de combate, y la peleadora peruana sensación del MMA femenino mundial. Tras su abrumadora victoria ante Julianna Peña en enero pasado, Valentina Shevchenko tendrá su revancha contra la brasilera Amanda Nunes y tentará el título mundial del UFC. El cinturón es la meta. 

Por: Stefano De Marzo | Fotografía: Juan Cárdenas / UFC.com

1 WEB

“Valentina desafió…”, “Valentina aniquiló…”, “Valentina venció…”, “Valentina subió al primer puesto…”. Son muchos los titulares que acapara la peleadora peruana Valentina Shevchenko. Pero en las últimas semanas su nombre ha sido invocado en todo aquel lugar que concentre hordas de seguidores de las artes marciales mixtas, conocidas como MMA (por sus siglas en inglés), y del UFC, el Ultimate Fighting Championship, la organización más poderosa en el deporte. Esos lugares en los que la gente ha estado pendiente de Valentina son muchos y muy diversos. No por nada, el MMA es el deporte que más crece en el mundo. Actualmente la transmisión de sus peleas demanda más servicios de pay per view que el boxeo o la lucha libre.

Shevchenko, sin embargo, no es nueva en las artes marciales. Y mucho menos en las instancias del podio. Ha sido 17 veces campeona mundial de muay thai, K1 y MMA. Su llegada a la UFC fue solo la continuación natural de su senda como peleadora indomable. Valentina se encuentra desde hace años rankeada entre las peleadoras top del mundo.
Nació en Bishkek, capital del Kirguistán, ex Unión Soviética, en 1988. Se graduó de Dirección de Cine del Instituto de Artes de Kirguistán: le gustaba el mundo audiovisual, la actuación. Pero esa es su segunda pasión, después de las artes marciales. A los 20 años llegó al Perú para hacer turismo por Latinoamérica. Sin embargo, se quedó en el país, adoptándolo como propio y asumiendo oficialmente la nacionalidad blanquirroja. No solo eso, puede decir que tiene al Perú en la piel, pues lleva tatuada una chacana, la cruz andina. Valentina representa al Perú en sus peleas internacionales. Su adaptación, comenta, fue rápida: “Cuatro meses viviendo en Perú y ya tenía mi primera entrevista en la televisión peruana. Desde el inicio me sentí muy cómoda de estar en el país”, recuerda desde Texas, Estados Unidos, donde se encuentra siguiendo un extenuante y espartano ritmo de entrenamiento. Ella sabe qué se necesita para ser una campeona.

Historia de dos ciudades

En 2008, el año en que Valentina llegó al Perú, obtuvo el título a la Mejor Peleadora Femenina de la Federación Internacional de Muay Thai Amateur (IFMA, por sus siglas en inglés). Pero su éxito no fue un albur. Había entrenado desde los cinco años en su tierra natal y competido en MMA desde los quince. Hoy tiene en su récord personal un aproximado de 500 peleas entre amateur y profesional.

Su madre, Elena Belova, es cinturón negro tercer dan en taekwondo y presidente de la Federación de Muay Thai en Kirguistán. Su hermana mayor, Antonina, también es campeona mundial de muay thai, y acaba de ser nombrada Peleador del Año 2016 por la organización Lion Fight. Los logros de su madre y su hermana no intimidan a Valentina; por el contrario, es una motivación extra. “¡Es hermoso crecer en una familia de artistas marciales!”, asegura Valentina. “Es sentir siempre el apoyo, el amor y saber que pase lo que pase tienes personas en quienes puedes confiar eternamente. ¡Mi familia es mi fuerza!”, añade. De hecho, Antonina juega un rol importante dentro de su carrera. “Decir que ella es parte de mi equipo es no decir nada. Ella es mucho más que eso. Es mi inspiración y mi motivación. Por supuesto, no siempre estamos de acuerdo en todo, tenemos nuestras disputas. Pero al final del día somos hermanas y nos queremos mucho una a la otra”, cuenta Valentina.

Elena quiso que sus hijas sean luchadoras profesionales. Sabía que pelear no tenía por qué ir en contra de su natural femineidad. O quizás pensaba que el concepto de femineidad no debía restringir las capacidades de sus hijas. Así que a la par que iban al gimnasio, llevaban desde niñas clases de danzas rusas y árabes. Valentina ha señalado que si tuviera una hija también le gustaría que esta pelee.

Son muchos los peleadores peruanos inspirados por su fuerza. Es el caso de Valeria “Galactika” Mejía, quien la considera su maestra. La peleadora peruana de MMA y jiu jitsu no duda en afirmar que Valentina nació para ser “la mejor peleadora del mundo”. “Su disciplina es más que un deber, es una tradición”, señala Mejía en referencia a la madre y hermana de Shevchenko. “Ella no se hizo de un momento a otro. Valentina no solo se prepara físicamente, también entrena su mente y su espíritu. Es sincera en sus entrenamientos, en lo que piensa, en cómo entrena, en lo que come, hasta en lo que habla”, asegura la deportista. Y añade: “Por eso tiene esos resultados”.

2 WEB

Espiritualidad de la batalla

Las palabras de “Galactika” no son gratuitas. Valentina comprende el muay thai desde su ámbito más ritual y tradicional. Para ella, el lado espiritual es tan importante como el físico. “El muay thai y las artes marciales en general me formaron como persona. Me enseñaron a ser valiente, a perseguir una meta”, señala la peleadora. “No importa qué obstáculos te pone la vida: ser honesta, no engañar a la gente que confía en ti, siempre cumplir tus promesas, tener responsabilidad por cada palabra y acto que realizas, valorar la amistad. Lamentablemente, en el mundo moderno son valores escasos. Mucha gente pone en primer lugar el dinero y se olvida de que las relaciones humanas son lo más importante”, reflexiona.

La transición del muay thai al MMA no fue un reto mayor. No es que no hubiera desafíos en pasar de una disciplina pura a una mixta, pero su maestro Pavel Fedotov (quien es esposo de su hermana) la ha entrenado para ser una peleadora completa que sepa dominar muchos estilos. Valentina siempre ha entrenado para combatir en el piso y parada. El asunto era que entre 2002 y 2005, la época en que se enfocó en muay thai y K1, lo hizo justamente porque era difícil conseguir rivales en MMA.

Hoy la situación ha cambiado de manera notable. En los últimos tres UFC, los main events han sido las peleas femeninas, algo impensable hace una década. Para Valentina el MMA femenino y el masculino tienen hoy igualdad de condiciones. Por ello ya no es sorpresa que las peleas estelares sean de mujeres.

“Galactika” Mejía celebra ese lugar alcanzado por la mujer en un mundo masculino como el de las peleas. ¿Cómo han logrado romper las convenciones culturales extendidas a lo largo de la historia? “Nosotras no retamos a la sociedad”, señala la peleadora. “Nos retamos a nosotras mismas porque las mujeres somos tan capaces como los hombres. Hace mucho que los roles cambiaron. Ahora los hombres cocinan, las mujeres trabajamos, podemos hacer el rol de padre si es el caso. Podemos pelear tanto como lo hacen los hombres”. Deportistas como Valentina Shevchenko y Valeria Mejía cuestionan los estereotipos desde la jaula.

3 WEB

Nunes, el objetivo

El 28 de enero de este año Shevchenko se enfrentó a la peleadora de raíces venezolanas Julianna Peña. La ganadora tentaría el título del Peso Gallo (61.2 kg) del UFC. En excelente forma, aquel día Valentina venció a Peña en el segundo round por sumisión con una palanca de brazo. De este modo sumó su tercera victoria, y segunda consecutiva, en la UFC. “La Bala” o “Bullet”, como es conocida en el ambiente, alcanzó un récord de 14 victorias y dos derrotas como peleadora profesional de MMA.

Valentina comenta que se preparó muy duro para esa pelea. “Mi entrenador siempre estaba trabajando en la estrategia y todas las posibles situaciones que yo podría tener. Teníamos tres posibles tácticas que podía utilizar en la pelea, en caso alguna no funcionara”, señala. Resalta en ese sentido la figura de su maestro Pavel Fedotov. “Estoy muy feliz de tenerlo. Yo puedo enfocarme tranquilamente en mis entrenamientos y se que él siempre va a llevarme al nivel más alto posible”.

Tras terminar la pelea con Peña, de inmediato, retó a la campeona Amanda Nunes, con quien ya se enfrentó el año pasado. En aquel combate ganó la brasilera por decisión de los jueces, luego de pelear todos los asaltos de manera intensa. “Amanda me ganó por mis errores, pero ahora soy más fuerte, he trabajado mucho para mejorar en cada una de mis técnicas y estoy lista para quitarle el cinturón cuando sea y donde sea. ¡Estaría lista ahora mismo!”, señaló en declaraciones a la prensa, tras su victoria frente a Peña.

El duelo entre Shevchenko y Nunez es un hecho. Aunque todavía no hay una fecha concreta, el combate será demoledor. La tan esperada revancha exigirá nuevas estrategias. “Voy a hacer los cambios necesarios para obtener la victoria. Esta pelea va a ser de cinco rounds, entonces va a exigir mucha condición física”. No puede adelantar nada más sobre su estrategia. “Es un privilegio exclusivamente de mi entrenador y de mi equipo”, advierte. Podría decirse que Valentina ha estado lista para este momento desde hace mucho.

A pesar de haber sido campeona en diferentes disciplinas y categorías muchas veces, su motivación no aminora. Aún recuerda cuando ganó su primer campeonato mundial de muay thai. “Estaba muy feliz de lograr eso que tanto quería. El primero siempre tiene un impacto emocional”, asegura. Ha sido un largo camino el que la ha llevado desde ese primer título a competir en el UFC, el torneo más importante de MMA en el mundo, con un contrato de por medio. Sin embargo, Valentina es la misma, motivación al máximo, competitiva por naturaleza, rápida y certera por instinto. Como una bala. “La responsabilidad que yo tenía hace diez o veinte años es la misma que tengo hoy: ganar cada pelea y ser campeona”, dispara.

4 WEB

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Más allá de las notas

Paula Tagle es cantante, maquilladora y futura psicóloga. Comenzó grabando covers de Carlos Vives y ...