/jquery.cycle.all.js
Inicio > Sin categoría > Números primos – Melodías Consanguíneas

Números primos – Melodías Consanguíneas

Algunos creen que es un error mezclar los negocios con la familia. Ese no es el caso de Guil Treistman y Yair Vurnbrand, que conforman Números Primos, una banda de latin folk que ha ido creciendo con los años y el cariño de los fans.

Texto: Senna González | Fotografía: Sandra Antonella Parodi

Guil es una persona reservada. Habla poco, pero siempre está dispuesto a ayudar. No sabe decir que no. Es gentil, bueno y alto”, las palabras de Yair salen casi sin pensar. Una opinión consolidada a través de los años. “Yair es todo lo que yo no puedo ser. Directo, decidido. Es mi hermano mayor”, Guil mira a su primo con cariño, sabe que lo que ha dicho es cierto. El primer concierto al que acudieron juntos fue en el Monumental. Eran inicios de los 2000 y sonaba Wouldn’t It Be Nice de The Beach Boys en el escenario.

Antes de Números Primos eran Pánco Escénico. Una banda conformada por ellos y dos amigos del colegio. El
mismo método: Yair escribía las letras y Guil componía la música. Ensayaron todos los sábados durante 10 años y
le abrieron el concierto a Frágil. Pero su recuerdo más hermoso fue cuando ganaron el show de talentos del cole-
gio. “Le ganamos a los de 5to de media. En ese entonces no existía gente mayor en el mundo para nosotros”, recuerda Guil. “Tocamos una de nuestras primeras canciones: Cansados de Esperar”, agrega Yair. Se interrumpen,
pero solo para darse la razón. No son como hermanos, ellos pelean más. Yair no se mete con la composición de Guil, ni Guil con las letras de Yair. Las canciones son mostradas en el escenario a través de ilustraciones hechas por este último, también humorista gráfico. El mayor sueño de ambos es nunca dejar de tocar. Una vez que vives de la música es difícil dejarla ir.

Comentarios

comentarios

Notas de interés

Verónica Penagos – Los trazos de Verona

Su obra consiste en reconocer, profundizar y explorar las líneas del cuerpo humano en movimiento. ...